Módulos Temas Día

Más en Música

Babasónicos en contra de la fórmula de repetición en la música pop

Charlamos con el vocalista de Babasónicos, Adrián 'Dárgelos' Rodríguez, sobre su último álbum "Discutible". Esta noche la banda tocará en el Parque de la Exposición

Babasónicos

Banda argentina Babasónicos (Foto: Difusión)

Fieles a su estilo, Babasónicos ha roto con toda su obra anterior para crear su último disco. Su duodécimo álbum, "Discutible" (2018), está cargado de letras crípticas abrigadas en rock experimental.

En esta nueva apuesta musical destacan los silencios, que se suman a su novedosa propuesta audiovisual compuesta por videos que terminan abruptamente. Por supuesto, todo es parte de la propuesta del grupo. Anticipándonos al concierto que darán esta noche en el Parque de la Exposición, hablamos con Adrián 'Dárgelos' Rodríguez, su vocalista.

—Tomando el nombre del nuevo disco, ¿crees que existe algo que no sea discutible?
Supongo que sí existen cosas indiscutibles y que encontrarlas depende de nosotros mismos. Pongo algunos ejemplos: el conocimiento chamánico, el tai chi y el chi kung son cosas que el cuerpo sabe y que solo el cuerpo puede ejecutar. Son indiscutibles porque no están en el plano de la razón formal o la lengua. También podríamos decir lo mismo de algunas nociones de la belleza. Hay obras de arte que son indiscutibles, pero no así nuestro disco, nuestras canciones, nuestra forma de ver la industria de la música, nuestros planteamientos frente al estilo musical. Todo eso es más discutible y creemos que la sociedad también se puso discutible.

—¿Cuestionable?
Y también polémico. Pero, por lo menos, discutible. La voz que emite la orden no comparte el beneficio con la mayoría o, al menos, el que nos están prometiendo como panacea es discutible.

—Hace un momento dijiste que la belleza era indiscutible. ¿Entendí bien?
Podemos decir que algunas aspiraciones de belleza en el arte son indiscutibles. Por ejemplo, el "David" o "La Piedad" de Miguel Ángel y algunas más que pueden no ser occidentales y ser indiscutibles como los moais de la Isla de Pascua.

—Recientemente comentaste al diario "Clarín" que en el tema "La pregunta" "cargabas contra la repetición innecesaria".
Esa canción empieza en un devaneo personal y termina por hacer una reducción de preguntas que cada vez se ponen más existenciales. Entonces, en ese caso, la repetición de las preguntas refleja la insatisfacción ante la demanda de las respuestas. Cuando yo digo que cargo contra la repetición innecesaria es que la música de la actualidad conlleva una repetición de muchos minutos sobre sí misma. En una canción de dos minutos se puede repetir un mismo compás por un minuto. A eso me refería. "La pregunta" juega con eso. El primer estribillo que aparece dura como un minuto y pico, pero el desarrollo instrumental e inclusive la melodía y la letra van variando.

—Extrapolaba tu declaración y pensaba si la vida no era, acaso, una constante repetición de cosas irrelevantes.
Yo te diría que es una sucesión de pequeños hechos irrelevantes, pero no todos son repetidos. No creo que la vida sea todos los días la misma.

—¿No todo lo que sucede este año se repetirá el próximo?
¿Lo dices en cuánto al panorama socioeconómico político?

—Sí y cómo esto repercute en la vida de cada persona. En Navidad, por ejemplo, hay varios rituales que cumplir como comprar regalos.
Pero puedes no ir a comprarlo. No estás obligado a hacerlo. El problema es cuando la repetición se vacía de sentido y solo tiene un peso tedioso. Otra vez volver a afrontar la Navidad, ¿para qué? ¿Qué me importa? Es un invento bastante discutible que suma a esta repetición cansina y "La pregunta" invita a pensar si es necesario llevarla adelante. Yo no estoy en contra de la Navidad, pero me es tediosa. Es una fiesta del consumo comercial con un pequeño tinte religioso en el fondo.

—En todo caso, ¿cómo saber si una repetición es necesaria o innecesaria?
Marx dice que la historia se repite: la primera vez sucede como tragedia y la segunda como farsa. Pero en el arte marcial oriental la cadena de repeticiones es la única manera de enseñarle al cuerpo. Yo no estoy en contra de todo tipo de repeticiones, sino en la fórmula de repetición de la música pop.

—¿Cómo saber si una repetición es necesaria o no?
Marx dice que la historia se repite: la primera vez sucede como tragedia y la segunda como farsa. Pero en el arte marcial oriental la cadena de repeticiones es la única manera de enseñarle al cuerpo. Yo no estoy en contra de todo tipo de repeticiones, sino en la fórmula de repetición de la música pop.

—¿Es posible no repetirse musicalmente?
Depende para qué haces música. Si, como en el caso de Babasónicos, quieres encontrar caminos no repetidos ni transitados anteriormente, puedes dar con ellos con bastante sensatez. Pero depende de cada músico. Hay algunos rasgos característicos que parten de la esencia de cada uno y que son muy difíciles de cambiar. Por ejemplo, yo no puedo amanecer mañana siendo un escritor nuevo y teniendo una pluma que jamás tuve porque la escritura está estructurada con el pensamiento y mi pensamiento, por más que yo me pueda burlar de él y manipularlo, siempre va a estar relacionado a mí. Aunque existe un punto en el que ser otro es posible a través de los personajes.

—En una entrevista dijiste: "nosotros no nos miramos. Generamos obra". ¿Cómo se debe entender esa frase?
Babásonicos no se mira el ombligo para generar obra, sino que le parece más sensato generarla y que los demás los miren. Nosotros no hacemos una obra inspirada en nosotros mismos, sino que nos anteponemos al último periodo de obra. ¿Por qué este disco no está sobrecargado de arreglos? Porque ese peso ya lo tiene el "Romantisismico", que es el último álbum de estudio. Allí todo avanza de una forma masiva hacia el primer plano de la música, en cambio en "Discutible" las cosas avanzan de forma más filosa y sutil, dejando un espacio de silencio para que también se exprese ese abismo de la no idea, del misterio. Por otro lado, los últimos discos son, más que nada, en vivo y electroacústicos, así que este disco carece de la mayoría de instrumentos usados antes. Nuestra obra no se mira a sí misma.

—Lo había entendido como si en Babasónicos no hubiese espacio para la autocrítica
Hay un montón de autocrítica porque esa es la base del cambio hacia el nuevo disco que tira abajo los parámetros anteriores. A Babasónicos lo que le interesa es generar obra, que las canciones sean obras en sí mismas, que puedas reducir toda su música y que te preguntes si fue trascendente o no. Aspiramos a una música con trascendencia.

—¿Cómo saben si trascienden?
Cuando la canción decanta e impacta en terceras personas. Eso lo vas a ver con el tiempo, no es inmediato. Cuando la canción pasa a ser piel de una persona que ni siquiera conoces. Cuando empieza a modificar pequeñas partes del pensamiento del otro.

—Te has declarado iconoclasta. ¿Qué te da esa postura para afrontar el mundo?
Una discusión a la autoridad que no puedo manejar yo, que va más allá de mi voluntad. Ello se manifiesta a lo largo de toda mi vida y decanta un poco en mi obra.

—¿Es posible que la visión de un iconoclasta se termine confundiendo con la de un cínico?
Yo no apelo al cinismo. Creo que son cosas bastante distintas y que en el medio pueden estar la ironía y el sarcasmo. Pero no son iguales. El cínico disfrutaría de la impostura, yo directamente discuto al poder y desconfío de la investidura que otorga la autoridad. El cinismo roza más con la burla. Pero es verdad que puede haber uno que otro personaje en la historia de nuestras canciones que se exprese a través del cinismo. Tienes que recordar que Babasónicos ha grabado más de 400 canciones y que todas no pueden hablar de amor.

—A través de los personajes
No todos ellos van a hablar de amor, sino se repetirían y serían muy aburridos. Pero bueno, tienes miles de bandas que hablan de amor desde el primer disco hasta el último.

—¿Hasta qué grado crees que tu personaje escénico se ha mimetizado contigo?
En ninguno. No puedo estar vestido en la vía pública como lo hago sobre el escenario. De hecho ahora estoy hablando contigo, algo que jamás pasaría desde el escenario. Ahora puedo reirme, ser vulnerable y susceptible, pero desde el escenario eso no me importaría. Ese personaje no admite errores, está preparado para dar lo que tiene que dar. Delivery emocional. El personaje tiene que dar luz, austeridad, belleza, gloria, sin sentido, caos, oscuridad. Tiene que trasportarte.

MÁS INFORMACIÓN
Veltrac Music Festival
Lugar: Parque de la Exposición (Av. 28 de Julio s/n, Cercado de Lima).
Fecha: Hoy, desde las 6 p.m.
Entradas en Joinnus.com.

Tags Relacionados:

Babasónicos

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada