Redacción EC

Que en su visita a Lima –abril del 2001– el señor Krist Novoselic, bajista de Nirvana, no haya interactuado sino con músicos del pop más desembozado probablemente explique mejor por qué en la indómita tierra del inca no trascendió el grunge tanto como el punk ochentero, que llegó con una década de retraso.

Sin embargo, hubo bandas peruanas que se encargaron de diseminar el sonido de Seattle en los tempranos años noventa, con extensiones en Arequipa (Planeador, Detonador) o Huancayo (Cicuta).

A propósito del 50 aniversario de la muerte de , hacemos un repaso de aquellas bandas en imágenes.

LEE TAMBIÉN...

: revelan cómo luciría en la actualidad . Este lunes habría cumplido 50 años ► — Luces El Comercio (@Luces_ECpe)

EL TESTIMONIO

"Un rockero, no un rockstar" por Jhovan Tomasevich
Músico y ex integrante de la banda Huelga de Hambre.

"Mi generación venía de escuchar todo el rock de los 80. Pero de pronto entró a la radio una música completamente diferente; más dura y menos producida. Ya no importaban los carrazos, las casas de lujo y las modelos. El rockero se convirtió en un tipo común y silvestre que cantaba lo que le salía del forro.

Esto inspiró a la escena local, porque el glam rock nunca fue un movimiento que pudiésemos adoptar realmente. Además, el Perú en los 90 fue influenciado por otras corrientes… Muchos de los músicos latinoamericanos de grunge hacían surf, por ejemplo.

Cobain no era musicalmente un diestro. Lo que lo hizo un ícono fue la mezcla de la música que desarrolló, su personalidad y el momento en que apareció. Además, era alguien que estaba a la cabeza de un movimiento mundial y no se lo tomaba tan en serio. Iba a las premiaciones en pijama y se burlaba de la industria musical. Era el héroe que necesitábamos en ese momento."

LEE TAMBIÉN...

MIRA TAMBIÉN...

TAGS RELACIONADOS