Metallica: ¿Qué podemos esperar del próximo disco de la banda?
Metallica: ¿Qué podemos esperar del próximo disco de la banda?

FRANCISCO MELGAR WONG

En una conversación exclusiva que mantuvo con El Comercio, Robert Trujillo  declaró que en este momento Metallica estaba trabajando en un puñado de nuevas canciones.

“Apenas termine la entrevista regresaré al estudio para seguir improvisando con el grupo”, nos dijo el bajista en aquella ocasión.

Unos días después, el baterista Lars Ulrich, señaló en una entrevista con la revista “Rolling Stone” que una de las nuevas canciones de la banda sería estrenada durante su gira sudamericana.

La elegida fue “The Lords of Summer”, una canción que fue en el concierto que Metallica ofreció en la ciudad de Bogotá.

La canción se inicia con una introducción de casi un minuto de duración. El tiempo es lento, paquidérmico y anticipatorio, y todos los instrumentos avanzan al unísono, hasta que la guitarra de James Hetfield irrumpe con un riff veloz y entrecortado que marca el inicio del resto de la canción.

Y ese es el momento en que las cosas se definen. Siguiendo a Hetfield, el resto de la banda se sube al tiempo señalado por su guitarra. Una de las cosas que llama la atención es que si bien Lars Ulrich se une al raudo temporal impuesto por Hetfield, no busca lucirse con las velocidades a las que nos tuvo acostumbrados en el pasado. La batería es veloz, pero los golpes son espaciados y cuentan con lugares de reposo.

Cuando la voz de Hetfield entra el ritmo parece acelerarse, pero es solo por breves segundos, antes de volver a encontrar momentos de reposo, que a medida que la canción avanza se vuelven más seguidos.

Esta estructura se mantiene a lo largo de toda la canción, con mínimas variaciones que pueden tomarse como “partes” de la canción, también hay un solo de Kirk Hammett, en el que se percibe el uso del efecto conocido como wah wah.

A grandes rasgos, esta parece ser una estrategia diseñada por Metallica para poder elaborar canciones que mantengan una conexión con las características más representativas de los primeros discos de la banda (velocidad, fortaleza, agresividad), pero dejando lugares donde el ritmo (en especial el de la batería) puede reposar y descansar.

No es una mala apuesta. Quizás, después de haber bajado la velocidad en discos que no resultaron del todo efectivos, la banda haya encontrado la fórmula para desarrollar la música de su madurez sin dejar de lado los elementos más distintivos de sus raíces.

TAGS RELACIONADOS