No hay nada como ver tocar a tus ídolos. Disculpen, sí lo hay. Subir al escenario, agarrar el micrófono, bromear con los músicos, , corear con ellos y conocerlos en el backstage. Listo. Puedes morir tranquilo.

La noche de ayer en el Estadio Nacional . Ya desde el anunciado setlist, armado por sus seguidores, se sospechaba que la noche podía ser mejor que la de enero del 2010 en San Marcos. .

Fueron varios fanáticos los que tuvieron la suerte de estar en el backstage y luego ver todo el show desde los costados del escenario. Pero tres de ellos se ganaron la lotería e interactuaron con la banda en el mismo estrado. Pasaron Manuel, Henry y Saulo para anunciar "The Four Horsemen", "Fight fire with fire" y "Creeping Death", respectivamente. Fue en este último tema que salieron todos a corear con el puño en alto. Era la noche soñada. La que alguna vez pensamos que nunca viviríamos y ayer se hizo realidad.