Las nuevas fusiones musicales
Las nuevas fusiones musicales
Juan Diego Rodríguez

La movida peruana de rock fusión era algo así como una selva virgen. A inicios de los 70, grupos como El Polen empezaron a abrirse paso entre la vegetación. En las décadas siguientes, Del Pueblo Del Barrio y Los Mojarras lograron afirmar las trochas por las cuales La Sarita y Uchpa pudieron transitar. Y tras años de derribar prejuicios y construir carreteras, La Mente, Barrio Calavera, Colectivo Circo Band, Olaya Sound System, entre otros, disfrutan de cierta aceptación de la prensa especializada y del público. Es en este contexto que surgen bandas que comienzan a dar batalla contra las dificultades de la movida. 

LAS TOCADAS
Uno de los principales problemas a los que se ha enfrentado esta nueva generación es la infraestructura. Los locales que tienen todo para hacer conciertos (equipos, buena acústica, aforo y permisos municipales) son inaccesibles a sus bolsillos debido a los altos precios de alquiler. Así lo explica Herick Quiróz, líder de La Zafra, un grupo con ocho meses en el mercado: “Se pueden encontrar lugares más económicos, pero no están preparados para albergar tocadas”. Para él, la solución es la autogestión y colaboración con otras bandas, razón por la cual organizó junto con Hit La Rosa, Malambo y Los Truchas el "Tono cucharita", que se realizará el 12 de noviembre en El Viejo Almacén de Barranco.

DISCOS Y DIFUSIÓN
Tener un álbum es indispensable para las bandas. Así lo reconoce Juan Carlos González, vocalista de Los Truchas, quien entiende que se trata de la mejor carta de presentación. "A inicios del 2015 hicimos 'Chicha en esteroides', nuestro primer EP, que nos sirvió para tocar en varios lugares", recuerda. Con un presupuesto de casi 900 dólares, grabaron cinco canciones que distribuyeron entre sus amigos y los llamados influenciadores, como son los blogs y otros medios de comunicación. "Esta fue una primera etapa en la que buscamos publicitarnos. En esta segunda estamos invirtiendo más para mejorar nuestro sonido", añade González.
Y aunque ellos suelen presentarse en conciertos gratuitos, no todas las bandas pueden darse ese lujo por tanto tiempo.
Renzo Alfaro, vocalista de Malambo, es consciente de que gran parte del problema de las bandas emergentes es de índole económica. "Nosotros damos un servicio de entretenimiento para el cual se necesita invertir tiempo y dinero", dice Alfaro. "Pero la mayoría de locales y productores no quieren pagar lo justo, lo que también significa que debemos trabajar en otras cosas, sin poder dedicarnos 100% a la música", acota.
Sin embargo, esta realidad es mucho mejor que la vivida a inicios de la década. Aunque la programación radial sigue acaparada por música repetida, emisoras como Studio 92 o canales como Plus TV o Movistar Música empiezan a apostar por nuevas propuestas musicales nacionales. 
Y aunque puede entusiasmar la aparente mejor salud de la industria, lo cierto es que aún falta trabajar mucho para sentirse del todo tranquilos.

EL SONIDO

—Los Truchas cultivan la llamada "chicha en esteroides", conciertos llenos de locura y explosión. 

—La Zafra produce peruvian latin rock, propuesta que no se hace problemas en integrar un charango a una canción funk. 

—Malambo, fundado en La Molina hace cinco años, está abocado al reggae new roots potenciado con hip hop y cumbia.

MÁS INFORMACIÓN

Lugar: El Viejo Almacén. Dirección: Av. Grau 266, Barranco. Día y hora: sábado 12 de noviembre, desde las 9:00 p.m. Entradas: S/10.

TAGS RELACIONADOS