ALDO VELA CARRILLO

Como una corriente liberadora que recorre el sur del continente, Catacora Durán cree que un sonido se apodera de la juventud latinoamericana. O al menos, de una buena parte de ella. Es lo que hoy se escucha en Argentina, lo que retumba en Bolivia, resuena en Chile y redobla en el Perú. Y ella, bella muchacha de 24 años, se considera parte de este movimiento que transporta la estética y el sentimiento de esa gran nación andina que hace mucho tiempo dejo de ser rural y que hoy se reclama moderna, urbana, cosmopolita: “Llámalo neo folclore, fusión andina, folclore contemporáneo. Es lo que está sucediendo, y quienes nos compramos el pleito de hacer música andina y crear una corriente diferente, estamos desarrollando una nueva tendencia”.

Fue en las grabaciones de Orígenes, su segundo disco, que la idea de empezó a rondarle la azabache cabellera. “¿Y por qué no?”, le dijo a su productor Cali Flores, y en complicidad con el compositor Percy ‘El Chete’ Navarro, seleccionó dos temas que sometió a consideración de la organización del festival chileno: Palabritas (“Quiero que lluevan palabritas del cielo / recogerlas en canciones / pa’ no decir las mismas cosas / que dicen otros cantores…”) y Huaynito para cantar (“De adentro sale un huaynito / como queriendo tocarte, como queriendo besarte como queriendo acariciarte…).

¿Bueno? Con Killary, por favor, para decirle que su tema Huaynito para cantar ha sido seleccionado para la competencia folclórica y necesitamos al tiro que proceda a la inscripción.

¡Ups! Recién entonces la muchacha reparó en un ligero inconveniente: y el fallo que nos tiene a todos locos, y que definirá de una vez el marítimo diferendo que sostenemos con la vecina nación del sur desde que en 1881 al mar y la tierra los cercenara la guerra. “No ha sido algo deliberado, es decir, todos estamos al tanto del proceso en una corte internacional, pero no ha sido un cálculo pretender presentarme en Viña precisamente cuando Perú y Chile están definiendo su frontera marítima”.

¿Y ya sabes qué decir a la prensa chilena?
 Sí, que gane el mejor.

Para cuando Killary viaje a la Quinta región, donde se ubica el balneario de , el próximo 16 de febrero, la suerte estará echada para ambos países y cualquiera sea el resultado, la situación para Killary se intensifica por lo que este pueda provocar en el ánimo de la gente. “Me han dicho que me concentre en la música, que no atienda las pifias, que incluso las preguntas de los periodistas no me saquen de lo que estoy planeando hacer en el escenario. Incluso hasta me piden que piense en pajaritos y vea otra cosa y no la Quinta Vergara”.