Rafael Amaranto: tributo a la primera guitarra del criollismo
Diana Mery Quiroz Galvan

A los 81 años sus dedos todavía conservan la destreza de sus mejores épocas como guitarrista. Sentado en medio del estudio que rememora su carrera, Rafael Amaranto acaricia el instrumento de seis cuerdas y le arranca los primeros acordes de “Carta al cielo”. El tema, inmortalizado por la voz de Lucha Reyes, es solo uno de los cientos que llevan el sello personal del maestro y será parte del tributo que hoy le rendirá un grupo de talentosos jóvenes, liderados por la criolla Maritza Rodríguez.

Oriundo de Coina, en La Libertad, su primer acercamiento a la guitarra se produce a los 11 años, cuando su familia se muda a Chimbote.  Allí escucha por primera vez al Jilguero del Huascarán y se enamora del sonido desgarrador de sus canciones. Por entonces, la falta de dinero solo le permitía repetir los movimientos que veía tocar en sus propios brazos.

CREADOR DE ÉXITOS
A inicios de los años cincuenta, mientras formaba parte del trío Los Porteños, un concurso de música criolla organizado por Los Panchos cambia el rumbo de su vida. Llevando como único equipaje los trajes que la madre de Rafael les había confeccionado, los tres adolescentes viajan a Lima en busca de su consagración. Semanas después, su talento se impone entre más de 400 participantes.

Alentado por Alfredo Gil, integrante de Los Panchos, el joven Amaranto estudia en el Conservatorio Nacional de Música. Un año después, con 17 años, firma su primer contrato profesional con Luis Abanto Morales. De aquella época quedaron temas como “El provinciano” y “Las quimeras”. Sesenta y cinco años después, la trayectoria del también compositor ocupa un lugar importante en el cancionero peruano. Basta mencionar que fue parte del éxito de Los Dávalos (1954) y de Los Caciques (1959). Que durante 30 años fue la primera guitarra de la disquera Sono Radio, tiempo en el que creó magistrales introducciones musicales para artistas como Chabuca Granda, Lucha Reyes, Edith Bar, el ‘Zambo’ Cavero y Eva Ayllón. Precisamente con Eva relanzó “Mal paso”, versión que se ha convertido en uno de los himnos modernos de la música peruana.

(En video: Rafael Amaranto toca "Carta al cielo" )

Pocos saben que el autor de “Iluminado” paso momentos realmente duros. Sucedió en febrero del 2010 cuando un infarto cerebral amenazó con dejarlo tetrapléjico. Tardó dos años en superar las secuelas de ese incidente, pero nada le impidió volver a crear y enseñar música. El tributo que hoy reconocerá su aporte a la cultura popular del Perú es también un homenaje a su espíritu optimista y luchador.

HOMENAJE Y NUEVOS VALORES
La idea de realizar un tributo en honor del guitarrista surge en setiembre del 2016. Los intérpretes  y músicos, muchos de ellos discípulos suyos, fueron elegidos por el propio Amaranto. Su elección privilegió al talento joven debido a que siempre creyó que para rescatar la música criolla, las nuevas generaciones necesitan de una vitrina adecuada. Hoy tienen la oportunidad de brillar al lado de Maritza Rodríguez, intérprete que grabó todos sus discos al lado del  maestro.

MÁS INFORMACIÓN
Lugar: Teatro de Cámara del C. C.  El Olivar. Dirección: calle La República 455, San Isidro. Horario:  Hoy, 8 p.m. Entradas: al 750-6150 o 95467-9290.