tuvo una accidentada primera presentación en el , donde fue recibida por el público con pifias y abucheos.

La cantante arequipeña que representa al Perú en la competencia de música folclórica del evento musical debió enfrentarse a un clima adverso por llegar al festival pocas semanas después del fallo marítimo de la

Además del frío recibimiento, Killary sufrió algunos problemas técnicos y se llevó una calificación de 4,2 puntos de parte del jurado.

Días antes de su presentación, Killary le había confesado a la prensa chilena que sabía que el público podía ser muy duro con ella: "Voy a cantar y me pondré bien los audífonos. Yo no pienso dejar de cantar, así vengan todas las pifias que van a haber... yo sé que habrán. Pero yo voy con la buena prudencia, con la tolerancia", dijo en su momento.