Augusto Ferrando vuelve a la vida en espectáculo unipersonal
Augusto Ferrando vuelve a la vida en espectáculo unipersonal
Diana Mery Quiroz Galvan

De pie, en el escenario, Antonio Solís se prepara para traer de regreso al hombre que inmortalizó frases como “Yo lo descubrí” o “Cuándo te he engañado, primito”. Respira hondo, cierra los ojos y sacude los brazos como invocando el espíritu de Augusto Ferrando, creador del inolvidable "Trampolín a la fama" y amo y señor de la teleaudiencia peruana de los sábados por la tarde durante 30 años.

Guayabera forever

► A 12 años de la muerte de Ferrando: sus frases más populares

“Era un niño cuando empecé a ver el programa”, comenta el actor. “A veces no quería aceptar que ‘Trampolín’ me gustaba, pero siempre llegaba poco antes de la hora y sin decir palabra me acomodaba en algún sillón”. El ritual familiar empezaba a las 5 y se repetía en casi todos los hogares que, entre los años 60 y 90, disponían de un televisor. Incluso los menos favorecidos, como contó el propio Ferrando en su último programa, pagaban 50 céntimos para ver en televisor ajeno las ocurrencias de ‘El Negro’ y sus incondicionales Violeta Ferreyros, Ingerborg Zwinkel (‘La Gringa Inga’), Leonidas Carbajal y Felipe Pomiano (‘Tribilín’).

EL UNIPERSONAL

Doce años después de protagonizar la serie “De pura sangre”, Solís vuelve a interpretar a Ferrando en “Un comercial y regreso”. Se trata de un proyecto personal que nace a partir de la experiencia ganada en esa producción y la adquirida en otros países. “Estuve cuatro años fuera del Perú, en Brasil, Argentina y Chile, por cuestiones personales, para ampliar mis horizontes, crecer y experimentar”.

Ese tiempo en el extranjero le sirvió para madurar y aprender que algunos dilemas pueden convertirse en oportunidades. “Cuando regresé, mi plan era producir espectáculos, escribir, no esperar que alguien me llame. Pensé que si ya había hecho un protagónico de un personaje tan importante como Ferrando, eso me daba cierta licencia para hacer algo más. También me di cuenta de que debía hacer catarsis porque pensaba que me querían encasillar, es por eso que juego con esa situación, me burlo y hago un show”.

de Perú ganó Gaviota de Plata en — Luces El Comercio (@Luces_ECpe)

EN LA PIEL DE FERRANDO

A inicios de los noventa Antonio pasaba los días abocado a su otra pasión, la música. Mientras cantaba con sus amigos, uno de ellos le propone ir a "Trampolín". Su negativa fue rotunda. “Cómo voy a ir, ni loco, le respondí. La verdad era que tenía miedo de que me haga una broma pesada, de no saber qué responder. Nunca pensé que lo interpretaría”.

La primera vez que Solís meditó sobre lo difícil que sería ponerse en los zapatos del polémico conductor fue cuando supo que se filmaría una serie sobre su vida. “Una noche vi que Hildebrandt entrevistaba a Juan Carlos Ferrando y este hacía el anuncio. Me quedé pensando: ¿quién podrá hacer de Augusto?”. El actor ya había tenido roles en teatro, cine y televisión, pero nunca como protagonista.

Su oportunidad llegó justo cuando el desencanto por la actuación empezaba a ganar terreno. “Un amigo me contacta y me dice: 'Te necesito para un cásting, es importante'. Su insistencia me convenció. Hice el cásting durante tres días. La última prueba fue locutar las carreras de caballos. Tuve que improvisar. Esa misma noche me llamaron para firmar contrato”, evoca sonriente.

Construir el personaje le tomó incontables horas de estudio. Lo más complicado que tuvo que aprender de Ferrando fueron sus gestos. “El de la boca lo utilicé en la serie. Para mí las emociones del personaje se concentraban en ese gesto, al final del rodaje terminé con un dolor de mandíbula terrible”.

A días de estrenar “Un comercial y regreso”, en que Ferrando vuelve para ajustar cuentas con sus detractores y agradecer el cariño de siempre, el actor que lo reencarna revela algunas de las sorpresas del espectáculo. “Estará matizado con música de distintas épocas, de la Sonora Matancera y boleros. La intención es jugar con el público como hacía Ferrando, recrear el ambiente festivo de sus programas”. Se sabe que cada función tendrá un invitado con quien Solís sacará a relucir su faceta musical.

Este trabajo, cocinado durante cuatro meses, es el primer reto que el artista se ha trazado desde su retorno al Perú. Que el carisma, el humor y la picardía criolla que caracterizaban a Ferrando lo acompañen.

MÁS INFORMACIÓN

“Un comercial y regreso”

Jazz Zone (Av. La Paz 656, pasaje ‘El Suche’, Miraflores). Todos los miércoles de marzo a las 8 p.m. Reservas al 994-273 659 o al e-mail reservas@jazzzoneperu.com

LEE MÁS EN...

TAGS RELACIONADOS