Módulos Temas Día

Más en Vida social

Director de la Alianza Francesa: "Fuimos el único 'grande' que se quedó hasta el fin"

Yohann Turbet Delof espera mañana domingo un festejo, al ver Francia ganar el Mundial de Fútbol Rusia 2018

Yohann Turbet Delof

Por cuatro años, Turbet tocó la pelota ubicándose en la delantera cultural. Deja la imagen de una Francia mestiza y diversa. (Foto: Hugo Pérez)

Si hay un lugar donde el Mundial de Rusia 2018 se vive con la pasión más intensa, ese es el patio de la Alianza Francesa de Miraflores. En la primera ronda, 500 personas llegaron a ver en la gran pantalla el partido entre Perú y Les Bleus. Un encuentro parejo, ganado por Francia sin mostrar dominio. "Perú perdió con belleza en los ojos. Brilló y consiguió el mayor cariño del Mundial", comenta Yohann Turbet Delof, director de la institución y anfitrión de la fiesta. Recuerda con emoción ver salir abrazados a cientos de franceses y peruanos. Como si hubiera concluido una pichanga entre amigos.

Este fin de semana, de nuevo la Alianza estará a tope. Hoy por la noche celebra el Día Nacional de Francia reactualizando el tradicional Bal des Pompiers (Baile de los Bomberos), clásico y divertido evento organizado por los bomberos franceses en todas las ciudades de su país. Para ello se ha invitado a la Bomba Francia, junto con el DJ francés Poska y su colega peruano JuanMa. Horas después, la mañana del domingo, levantará de nuevo su pantalla para acoger a las hinchadas francesa, peruana y croata en la gran final. "La vamos a pasar sin dormir", confiesa Turbet.

Imposible esconder su entusiasmo al ver a su país en la final: "Francia llegó al Mundial como favorito, pero no era una selección tan potente como Brasil, Inglaterra o Alemania. Ha sido un Mundial muy raro, porque los 'grandes' salieron y los 'pequeños' se convirtieron en grandes. Al final, Francia fue el único 'grande' que se mantuvo hasta el fin", dice. Para Turbet, al seguir los partidos en la Alianza Francesa, siente haber acompañado la evolución del equipo galo, cada vez más unido y potente. "Francia no ha dado un gran show, sino un fútbol muy preciso y técnico. Vivimos con ellos esa evolución, desde los inicios humildes hasta una final espectacular", explica.

—No faltó quien dijera que más que francés, estábamos ante una selección africana. ¿Cuánto crees que la gente ignora la identidad mestiza de la Francia actual?
Te soy sincero: nos da rabia escuchar esos comentarios. Es cierto que Francia sigue teniendo problemas de integración social, pero justamente, gracias al deporte, vemos que la integración existe y que la sociedad francesa es así. Un gran problema en el mundo es que apelamos al estereotipo para mirar al otro. La sociedad francesa es profundamente mestiza. La Federación Francesa de Fútbol quiere brillar y, para ello, ubica a los mejores talentos desde la edad más temprana, sin atender cuestiones de piel o de origen social. Ellos buscan en todas las canchas, en barrios favorecidos o desfavorecidos. La gente que se sorprenda al ver la diversidad del equipo francés es que no conoce el país. Llevamos decenas de años siendo así.

Yohann Turbet Delof

(Foto: El Comercio)

—¿Hasta qué punto el Estado Francés es responsable de mantener ese estereotipo?
Todos somos culpables. No promocionamos nuestros países como son realmente, sino sobre lo que han sido o sobre mitos o clichés existentes. Cada país se promociona como si fuera una entidad homogénea, sin mestizajes ni matices. Como si lo diverso nos diera miedo. Francia recién lleva unos 20 años promocionando su diversidad, pero creo que quedó demasiado tiempo bloqueada en su imagen de oro, desde Versalles hasta el Montparnasse de los años 50. Pero Francia es otro país: es Mayo del 68, es el país de la inmigración, de los derechos LGTB. Es una Francia mestiza, compleja como cualquier país.

—En este Mundial pisó fuerte la francofonía. No solo por un partido que supo a final como el Francia-Bélgica, sino por el brillo de selecciones como la de Senegal, por ejemplo.
El Mundial revela uno de los mejores aspectos de la sociedad actual. En nuestro caso, revela que Francia forma parte de una familia universal unida a través de su idioma. Con el inglés, el francés es el único idioma hablado en los cinco continentes. Es una riqueza que permite unir pueblos muy diferentes con una cultura lingüística común, como lo puedes ver en este Mundial. Y eso no tiene nada que ver con el neocolonialismo. Francia no está en eso. La francofonía forma parte de los valores que compartimos. Más allá de la libertad, fraternidad e igualdad, nos une la reivindicación de la diversidad cultural.

—A propósito, ¿cómo es la relación entre franceses y belgas? Sé que en Francia los chistes sobre belgas replican nuestros chistes de gallegos...
Siempre hay fantasías entre Francia y Bélgica o Francia y Suiza, países muy similares. Pero los consideramos hermanísimos. Lo mismo sucede con ese supuesto conflicto entre Francia e Inglaterra. No sabes el dolor que sentimos cuando Inglaterra salió de la Unión Europea. Siempre se habla de supuestos conflictos entre los países, pero para una generación joven, que viaja muchísimo, las fronteras han dejado de tener sentido.

Yohann Turbet Delof

(Foto: El Comercio)

—¿Te gusta ver una final con Croacia o preferías a Inglaterra como rival?
Al final me gusta más con Croacia. Me parece más interesante que un país que no forma parte de los líderes del fútbol mundial haya llegado a la final. Francia-Inglaterra era un cartel clásico. Croacia es un país que ha cambiado completamente en 15 años, muy visible hoy en Europa. Y se lo merece.

TIEMPO SUPLEMENTARIO
Cumplidos cuatro años al frente de la Alianza Francesa, el tiempo del partido de Turbet en nuestro país ha terminado. Y, tras una gestión que nos mostró una Francia diversa, mestiza y comprometida, el marcador cierra a su favor. "Llegar a un nuevo país, integrarse y entender qué es lo que tienes que hacer no es algo fácil. Empiezas de cero", afirma. "Me voy con la sensación de haber experimentado cosas sin tener la certeza de que iban a funcionar, y funcionaron porque respondían a una necesidad social actual".

—Uno de tus logros en el área educativa fue gestionar becas de estudios en Francia para estudiantes peruanos de pocos recursos. ¿Estás satisfecho con los resultados?
Estamos orgullosos de haber formado parte del programa Beca 18. Fue muy potente, aunque sufrió mucho menosprecio. Escuché cosas terribles, cosas como "de qué le sirve aprender francés a esa gente", por ejemplo. Eso me molestó mucho, sobre todo al ver a esos alumnos llegar a Lima y quedarse aquí para aprender en ocho meses un nuevo idioma. Chicos aplicados, simpáticos y unidos. De allí se fueron a Francia y, en un año, varios salieron primeros en su promoción. Algunos se quedaron para estudiar una maestría. Por razones que no me toca comentar se decidió suspender este programa de becas, pero nosotros tuvimos relaciones muy cercanas con el Ministerio de Educación y el Pronabec para convencerlos de continuar el programa. Sin embargo, no se pudo concretar.

—Empero, la Alianza Francesa acaba de convocar a un programa de becas sociales para aprender francés...
No somos un gobierno, pero podemos hacer cosas a nuestra medida. No podemos abandonar la lucha allí. Tomamos la cifra simbólica de 100 becas para todo el país. De allí, ofrecemos con la Embajada de Francia una asesoría personalizada en Campus France, la agencia que permite estudiar en Francia. Queremos demostrar que aprender francés y seguir estudios en Francia es una oportunidad que pueden tener todos.

MÁS INFORMACIÓN
Lugar: Alianza Francesa.
Dirección: Av. Arequipa 4595, Miraflores.
Bases del sistema de becas para seguir estudios de francés: www.becas.alianzafrancesa.org.pe.
Baile de los Bomberos: sábado, 8 p.m.
Partido Francia-Croacia: domingo, desde las 12 p.m. Ingreso: Libre.

Tags Relacionados:

Rusia 2018

Alianza Francesa

Francia

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada