Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Vida social

La jeringa de La Botica

El famoso Telegram de Fuerza Popular y el nuevo sentido de "estar chihuán" nos llevan a reflexionar sobre el fenómeno lingüístico y social en esta era de chats, memes y virales

La jeringa de La Botica

Los diálogos de La Botica o los videos y declaraciones de Chihuán funcionan como memes en sí mismos. (Ilustración: Jhafet Ruiz Pianchachi)

No fueron las seis horas diarias que José Domingo Pérez expuso sin descansar, ni tampoco la lectura de la resolución de Richard Concepción Carhuancho, con citas a juristas y filósofos. El nuevo lenguaje ad hoc que hemos descubierto los peruanos en las últimas semanas, en medio del pedido de prisión preventiva para Keiko Fujimori, tiene orígenes más planos y limitados. Surgió de la esfera de lo virtual, específicamente de un chat de Telegram denominado La Botica y conformado por una veintena de miembros del comité político de Fuerza Popular. Un concilio de farmacéuticos a los que les faltó una dosis para controlar la hipertensión.

"¿Podríamos conseguir el récord migratorio? Con eso lo matamos", escribía una de sus integrantes sobre el fiscal Pérez. "Y con el documento en la mano joderlo, deslegitimarlo", respondía otro. Y así se sucedían las arengas para "chancarlo", "darle con todo", "sacarle el ancho". Los mensajes revelados por varios medios periodísticos delataron unos hilos de conversación en los que, hay que admitirlo, es posible reconocerse. Es el lenguaje cotidiano e incontinente que suele vomitarse en un grupo de WhatsApp promedio. El de La Botica es un chat que reconfirma que los Becerril, Bartra y Letona hablan como nosotros. Con la diferencia de que nosotros no nos encargamos de los destinos del país, por supuesto. Ahí el detalle.

POBREZA PARLAMENTARIA
Una de las protagonistas indiscutibles de los últimos días ha sido Leyla Chihuán, quien a pulso se ha ganado la masiva atención popular. Y lo ha conseguido no solo con sus intervenciones en el mencionado chat, sino también fuera de él. Primero, por el video en el que un usuario la troleaba con un cántico burlón ("olelé, olalá, blindaste a un corrupto, vergüenza nacional"), pero sobre todo por unas declaraciones recientes con las que confesaba sus angustias económicas. "Para el ritmo de vida que llevo, el sueldo del Congreso no me alcanza", dijo sobre los más de S/300.000 anuales que recibe. Plata suficiente, eso sí, para sentirla como una cachetada artera en el salario mínimo.

Y de allí, como es lógico, la habilidad peruana para la jerga hizo lo suyo y comenzó a circular una nueva expresión para expresar pobreza: "estar chihuán". Que es lo mismo que andar misio o estar aguja, aunque con una referencia directa a una parlamentaria de la República, lo cual afila la ironía. "Estoy chihuán y me quieren cobrar más", rezaba el cartel de un manifestante contra el alza de pasajes del Metropolitano hace un par de días, mientras un restaurante bautizaba su oferta de salchipapas 2x1 como Promo Chihuán.

Promo Chihuan. (Fuente: Facebook)

(Fuente: Facebook)

Incluso fonéticamente, el apellido de la señora Chihuán parece perfecto para sumarse a nuestro diccionario de replanas. No solo por la fuerza de su acento agudo, sino por la presencia de la peruanísima che, que aparece en la chicha, en el cebiche y doblemente en Machu Picchu; y que se multiplica en sinnúmero de jergas como chamba, chévere, chela y choro. Coincidencia lingüística que deviene en chongo y chacota como cancha.

"Nunca se insistirá lo suficiente en la amplitud de las redes y en la movilidad de los flujos operados por la jerga, nunca terminaremos de hacer justicia a los juegos en los que ella es vital o fatal evidencia", escribía en su libro "¡Habla, jugador!" el psicólogo Julio Hevia, que del habla popular y sus fenómenos sabía mucho. Y lo que demuestran los diálogos de La Botica o los videos y declaraciones de Leyla Chihuán es que funcionan como memes en sí mismos: elementos compartibles, viralizables y adaptables a múltiples contextos. Una corriente satírica difícil de controlar y que castiga la palabrería en exceso. Advertidos están.

La Botica

El chat La Botica es integrado por el "comité político" de Fuerza Popular, según reconoció en una conversación Keiko Fujimori. (Video: El Comercio)

Tags Relacionados:

La Botica

Telegram

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada