Ricardo Gareca: "Veo a Argentina candidata a ganar la Copa"

El entrenador de la selección peruana se siente satisfecho por llegar al Mundial, pero no lo considera una revancha con Argentina

AFP

Ricardo Gareca y Jorge Sampaoli. (Foto: AFP)

Ricardo Gareca tenía 23 años. Kempes, el Pato Fillol y Tarantini lo llevaron a su habitación con la excusa de tomar unos mates. Lo aconsejaron, lo tranquilizaron antes del debut. Menotti lo había llamado para jugar un amistoso contra Polonia a finales de 1981. Kempes, Ramón Díaz y Gareca en el ataque. Salió todo mal. Menotti lo reemplazó por Valencia en el minuto 59, se fue silbado y la selección perdió 2 a 1. Argentina era campeona del mundo y solo faltaba un puñado de meses para el debut en España 82.

Ricardo Gareca tenía 27 años. Había jugado 25 partidos en el ciclo de Bilardo, por eso esta vez no se le iba a escapar. Había convertido el gol del pasaporte contra Perú, nada menos. Pero ese día se hizo un silencio sepulcral cuando entró en el salón comedor donde América de Cali, su club, estaba concentrado en Santiago de Chile. Sus compañeros ya sabían que no iba a la Copa del Mundo. A último momento aparecieron en la lista Borghi, Tapia, el Negro Enrique y Almirón..., extraño. Gareca siempre prefirió callar. La Argentina iba a coronarse campeona del mundo y solo faltaba un puñado de meses para el debut en México 86.

Reuters

Gareca llevó a Perú al Mundial después de 36 años de ausencia (Foto: Reuters)

Gareca tiene 60 años. Hace 36 que Perú no participa de un Mundial. Él rompió el sueño incaico en el 86 y él quebró el maleficio para llevar al seleccionado rojiblanco a Rusia 2018. Se encontraron, curaron heridas. ¿Se cierra un círculo, ambos se estaban esperando? "Y bueno..., esas son las cosas inexplicables que a veces se guarda el fútbol..., es una coincidencia. A veces, pasa. ¿Es el destino? Sucede y uno no le encuentra explicación. Lo concreto es que mi presente me agarra en Perú y estoy muy contento frente a la posibilidad de ahora estar en un Mundial. Pero nada de revanchas".

-No haber ido a México 86 fue lo más duro y angustiante que me pasó en mi carrera. Sin dudas. Lloré desconsoladamente.

-¿Entendiste la decisión de Bilardo de no llevarte?

-A Bilardo lo entiendo, lo entendí cuando empecé a dirigir y a tomar decisiones. Él tuvo que tomar decisiones y las tomó. No se me dio y punto. No guardo ningún resentimiento.

-¿Sientes que este es tu mejor momento como entrenador, que alcanzaste la plenitud? ¿Como una especie de 'doctorado'?

-Decir mejor momento sonaría algo pedante. Creo que voy encontrando, a través de tantos años, mayor experiencia. No dejo de aprender nunca, pero sí, estoy en un gran momento se podría decir. No sé si es el mejor, pero sin dudas es un gran momento mío.

-¿Con qué rivales se encontrará Argentina cuando se enfrente ante Islandia y Croacia? Después de derrotarlos a ambos con Perú en la anterior fecha FIFA, ¿qué advertencia le harías a Sampaoli?

-Croacia es una selección muy buena, de mucho cuidado; desde su técnica, desde la capacidad de sus jugadores y la propuesta de juego que pueden construir. Para ellos son frecuentes los encuentros cortos para abrir por las bandas y terminar por el centro. Islandia tiene un fútbol directo, agresivo, fuerte en el juego aéreo. Son dos selecciones muy diferentes, pero de cuidado ambas.

-En comparación con Argentina.

- A mi entender, Argentina es más que las dos selecciones. Pero nunca diría que serán partidos fáciles.

-¿Cómo te imaginas tu futuro? ¿Volverás a dirigir en la Argentina, continuarás en Perú? ¿Europa?

-Por ahora, sinceramente, no me he detenido a pensarlo. No analizo ninguna posibilidad que no sea el presente de Perú y su desafío en la Copa del Mundo. El destino te pone en su lugar en el tiempo justo. Ya tendré tiempo para pensarlo.

-¿Puedes entender que a Messi todavía algunos lo discutan en Argentina?

-No, no, no lo puedo entender realmente. Yo opino que Messi es el mejor jugador del mundo y él entrega todo por su país, por su selección nacional. Al menos desde mi análisis, Messi da todo. Él es indiscutible, ¡pero qué estamos discutiendo!

-¿Solo el título del mundo acabaría con esa grieta y la eterna comparación con Maradona?

-Para mí, no, pero para muchos parece que sí. Para mí, no, no tiene discusión Messi. Para aquellos que son tan fanáticos de las comparaciones, parece que sí... Para él sería muy importante ser campeón del mundo.

-¿Crees que veremos en la Copa de Rusia la mejor versión de Messi? Quizá, su último Mundial...

-Se va a preparar para esto... De Messi siempre se espera algo bueno; no sé si ésta será la mejor versión, yo ya he visto tantas versiones espectaculares de Messi que ya no se cuál sería la mejor. Pero sin dudas se va preparar de la mejor manera, va a estar muy concientizado. Y no creo que sea su último Mundial, salvo que él lo decida.

-¿Cómo ves a Argentina en el Mundial? ¿El cachetazo de España 6-1 fue un golpe de realismo para entender que no está entre los favoritos?

-Ese resultado fue sorprendente; por supuesto, son resultados que duelen, pero son partidos que sirven para hacer correcciones. ¿Cómo veo a Argentina? Está en un proceso, está tratando de definir algo y creo que lo va a lograr antes del Mundial. A Sampaoli le tocó vivir una situación complicada, porque la Argentina cambió hasta tres entrenadores en las eliminatorias, algo desconocido. Sampaoli va a tener el tiempo suficiente para definir algo, por eso veo a la Argentina como candidata para ganar la Copa del Mundo.

-En algún momento, con la cabeza en la almohada., ¿te imaginas un cruce Perú-Argentina por los octavos de final del Mundial de Rusia?

-No. Ahora lo único que quiero es estar enfocado en poder clasificarnos, pasar el grupo. Lo único que pasa por mi cabeza es el debut contra Dinamarca. Nos ha tocado un grupo muy difícil [Francia, Dinamarca y Australia] y será clave nuestra personalidad en los tres encuentros. Se le puede ganar a cualquier rival, pero es muy importante la estrategia y consolidar qué es lo que uno buscará en cada partido. Perú no tiene que distraerse mirando más allá de lo inmediato.

-¿Y cómo viviste el Argentina-Perú en la Bombonera, de la penúltima fecha de las eliminatorias?

-Y son situaciones difíciles, pero sabía que podía ocurrir desde que acepté dirigir a Perú. Entonces asumí el compromiso con total profesionalidad. Pero no son partidos cualquiera, obvio. El que diga lo contrario, miente.

-¿Qué Mundial te imaginas? ¿Intenso, abierto, con mucha posesión o más juego directo, con más atrevimiento que recaudos.?

-Me imagino que habrá muchos equipos con buen manejo, con buena posesión. Me imagino un Mundial en el que se pondrá el acento en el ataque.

-Como ex N°9 y entrenador, ¿qué opinas del potencial en la zona que tiene la Argentina con Higuaín, Agüero, Dybala hasta Icardi? ¿Qué harías tú en lugar de Sampaoli? O, mejor, ¿cuáles serían tus parámetros para definir al 9 titular?

-Es difícil responderlo. La calidad de los jugadores es tan buena que por eso cualquier decisión queda muy abierta a la polémica. No estoy en condiciones de opinar de algo que no me toca vivir. Todos tienen muy buena calidad, son de elite. Hay mucha diversidad de opciones y es muy difícil conformar a todos.

-¿Los argentinos somos injustos con esta generación al perseguirlos con las tres finales perdidas?

-Es una generación que ha llegado siempre a instancias finales y eso es digno de destacar. Después, los argentinos tenemos esa característica de ser muy exigentes y bueno, el argentino tiene derecho a reclamar lo que quiera. Somos exitistas. Lo que han logrado estos jugadores, llegar a finales, dos de Copa América y una del mundo, nada menos, para mí ha sido muy valorable. Para mí, lo más importante de todo es que los jugadores sientan que siempre han dado lo máximo por Argentina y se puedan mirar tranquilos a la cara.

(La Nación)

LEE TAMBIÉN...

DT Mundialistas

Leer comentarios ()

IrMundial 2018