¿Brasil... Alemania...? ¿Quién será el campeón del mundo...?

Nuestro columnista realiza un análisis de lo que dejó la fecha FIFA del último viernes con miras al Mundial de Rusia 2018

Alemania, vigente campeón del mundo, es la favorita para repetir el título en Rusia 2018

Alemania, vigente campeón del mundo, es la favorita para repetir el título en Rusia 2018. (Foto: AFP)

(Foto: AFP)

“Todo muy bonito, pero… ¿quién será el campeón de mundo…?”

La doble fecha FIFA -viernes y martes- nos mete a todos en clima de Mundial. Rusia está más cerca que nunca, a sólo 80 días de distancia y millones de aficionados de todo el planeta ya comienzan a sondear quién levantará la Copa. Es la pregunta del millón, por lo general dirigida a los periodistas especializados. Cualquier pronóstico es aventurado. Nadie lo sabe. Nunca hay certezas. ¡Si no fue campeón Brasil las dos veces que jugó de local…! Si no ganó Hungría en 1954 que le hacía 6 ó 7 goles a todos los que le salían al paso…

Si no coronó Holanda con la celebérrima Naranja Mecánica comandada por Cruyff en 1974…Si no sucedió nada de eso, ¿cómo acertar un vaticinio…? Decir quién conquistará la Copa tiene 90% de predicción y 10% de certeza. En cambio, sí cabe un análisis que permita ir afinando el lápiz en la lista de candidatos.

Brasil se perfila como el favorito principal al título. Sobran razones. Siempre ha sabido cómo encarar los Mundiales, es su salsa; siempre ha tenido extraordinarios futbolistas y siempre ha jugado en equipo, tres puntos esenciales para llegar a la corona. Todas esas variables se ven fortalecidas ahora por disponer de un técnico excepcional como Tite, un hombre que le ha devuelto a la Seleção el estilo que más siente el jugador brasileño. También ha instaurado en el vestuario la armonía que emana de su personalidad sencilla y afable, serena y sabia. Y ganadora… El palmarés de Tite asusta: tiene éxitos de todos los colores. Desde su mismo debut en la Eliminatoria, Brasil fue una máquina de ganar, golear y gustar. Tiene a Neymar, cuyo hábitat preferido es justamente la Verdeamarilla. Allí se siente rey y despliega lo mejor de sí. Es el as que todo aspirante a la corona necesita. A su vez, Neymar está rodeado de una docena de socios calificados. No monstruos como en otros tiempos (los Didí, Pelé, Garrincha, Nilton Santos, Tostao, Jairzinho, Gerson, Rivelino, Zico, Sócrates, Falcao, Bebeto, Romario, Rivaldo, Ronaldo, etcéteras varios), sí muy buenos elementos como Gabriel Jesús, Willian, Coutinho, Paulinho, Dani Alves, Marcelo, Casemiro, Renato Augusto… Tiene todo, debería estar definiendo el campeonato.

En un mismo escalón situamos a Alemania. Apenas una estadística lo ubica como uno de los indiscutidos favoritos: de 18 participaciones, en 12 estuvo en el podio; 4 veces campeón, 4 subcampeón, 4 tercero. O sea: saben cómo hacerlo. La virtud del jugador alemán es su confiabilidad: el que es bueno, juega bien en la selección. Y en un Mundial. Continúa Joachim Löw, el DT con el que se consagró en 2014, pero defenderá el título con un equipo prácticamente nuevo. De Brasil sólo quedan Neuer (si se recupera de su lesión), Hummels, Kroos, Khedira, Thomas Müller, Ozil, pero han promovido una media docena de jóvenes que ya demostraron en la Copa Confederaciones: Timo Werner (tremendo delantero tipo Gerd Müller), León Goretzka (Schalke 04), Leroy Sané (brillante presente en el Manchester City), Emre Can (Liverpool), Joshua Kimmich (Bayern Munich), Antonio Rüdiger (Chelsea). Ahora Alemania no es sólo fuerza, conjunto y mentalidad. Es todo eso y además, toque, juego.

Brasil y Alemania tienen un plus sobre todos los demás: nunca les pesa la condición de favoritos. Son los candidatos con mejores argumentos. ¿Y después…? Francia luce un ramillete de excelentes individualidades. Si uno piensa en el arquerazo que es Hugo Lloris, en Varane, Kimpembe y Umtiti como zagueros, en Rabiot y Kanté en el medio, en Mbappé y Griezmann en ataque… En Sidibé, Lemar, Giroud… Francia invita a cantar La Marsellesa. La duda que le cabe, siempre, es su consistencia anímica, la fiereza mental para un torneo tan fuerte. Lo vimos ante Colombia en el 2-0 que le dieron vuelta 2-3. Declinó en la final de su Eurocopa, que parecía tenerla servida, frente a un Portugal utilitario, común, raspador. Pero son tantos los buenos jugadores franceses…

España está en una misma línea y con una característica similar: cuenta con una copiosa cantidad de figuras que militan en los más grandes clubes europeos. Y un técnico nuevo, estudioso (al parecer, también inteligente) como Julen Lopetegui. Pero, a juzgar por el equipo que se perfila como titular, reincide con tres nombres en una defensa que fue destrozada en Brasil 2014 (1-5 vs. Holanda, 0-2 vs. Chile). Son Piqué, Sergio Ramos y Jordi Alba. Que ahora tienen cuatro años más. Los medios (Koke, Iniesta, Isco, David Silva) ofrecen buen pie, pero, salvo Busquets, poca dinámica y despliegue. Igual, cabe tenerlo muy en cuenta.

Argentina es, por tradición (fue 5 veces finalista del mundo y dos de ellas campeón) y por Messi, un aspirante natural. Viene de ser subcampeón. Pero es tal vez el único de los 32 animadores que sigue intentando convertirse en un equipo. Su Eliminatoria fue de terror. Sin duda, ninguna otra selección, ni Venezuela que terminó última, jugó peor. Messi sólo la clasificó con sus goles y grandes actuaciones. Jorge Sampaoli busca conformar un conjunto y, sobre todo, que los nueve jugadores de campo entiendan que tienen a Messi y alguna vez deben darle la pelota, combinar con él, acercársele. Banega y Di María, por ejemplo, nunca lo entendieron. La intención es que no sea sólo Deportivo Messi, pero las dudas estriban en que los acompañantes serán los mismos de siempre: Di María, Higuaín, Agüero, Banega, Mascherano… Sin Messi, le sería complicado pasar la fase de grupos; con él es capaz de alguna hazaña. Aún en dificultades, no la vemos menos que España o Francia. Le tocó un grupo feo; si lo pasa y se le presenta un cuadro benévolo…

De las sorpresas, el que pinta mejor es Bélgica. Hay dos docenas de belgas que brillan en las mejores ligas. De Bruyne, Hazard, Lukaku, Moussa Dembelé (notable centrocampista del Tottenham), Mertens, Kompany, Vertonghen, Courtois, Yannick Carrasco, Meunier, Nainggolan… La lista es extensa. Bélgica viene de ser cuartofinalista en Brasil 2014, donde apenas cayó 1-0 con Argentina por una genialidad de Messi. Terminó igual en la última Eurocopa. Está ahí, cerquita, para dar un salto…

De los alguna vez campeones, Inglaterra es el menos ponderado por sus eternas defecciones como selección. Siempre ha demostrado ser una expresión tácticamente ingenua. Esta vez aparece mejor posicionado por nombres como Harry Kane, Dele Alli, Sterling, Jamie Vardy, Jordan Henderson, aunque tampoco despierta gran entusiasmo.

Y siempre debemos mirar con respeto a Uruguay. La sola mención de sus dos delanteros (Suárez y Cavani), merece consideración. A lo que debe agregarse un técnico enorme como Óscar Tabárez, la severa capitanía de Diego Godín, la historia charrúa que obliga a dejar la piel en el campo. Y la condición de equipo con que juegan los Celestes. Pero es una apuesta menor. A Uruguay, históricamente, le cuesta cuando debe ir a buscar el partido. Es un partisano.

¿Ganará el Mundial un equipo que nunca lo haya hecho…? Si se diera, apostamos por tres nombres: Bélgica, Portugal y Colombia. ¿Será…?

Esta grabación puede autodestruirse en cinco segundos. Sólo basta que una pelota, en lugar de entrar, pegue en el palo y salga. Eso mandará este análisis al canasto.

DT Mundialistas

Leer comentarios ()

IrMundial 2018