La canciller alemana, Angela Merkel, declaró su absoluta confianza en su ministra de Educación y Ciencia, Annette Schavan, pese a la decisión de la Universidad de Düsseldorf de retirarle su título académico de doctor por plagio en gran parte de su tesis.

Así lo anunció el portavoz oficial de la canciller, Steffen Seibert, quien comentó que Merkel y Schavan tendrán ocasión de hablar juntas con tranquilidad sobre el asunto cuando la ministra retorne del viaje oficial que hace a Sudáfrica.

El Consejo Académico competente de la Universidad de Düsseldorf declaró inválido el título obtenido hace 33 años y decidió por doce votos a favor, dos en contra y una abstención retirar el doctorado a la ministra, informó el presidente de este organismo, el profesor Bruno Bleckmann.

El Consejo de la Facultad de Filosofía considera probado que Schavan incluyó de forma sistemática y premeditada en su tesis doctoral un trabajo intelectual que no es suyo.

Según las acusaciones, la tesis doctoral de Schavan incluye errores en citas e indicaciones de las fuentes utilizadas y la propia ministra ha reconocido posibles descuidos en su tesis doctoral, pero ha negado siempre las acusaciones de plagio.

DESCALIFICADA Entre tanto, la oposición socialdemócrata y verde alemana ha exigido hoy la dimisión inmediata de la ministra después de que la Universidad de Düsseldorf le retirara anoche el título académico de doctor por el plagio de una gran parte de su tesis.

La señora Schavan ya no tiene credibilidad como ministra. Debe sacar las consecuencias. El rasero es para todos igual, sin tener en cuenta la persona, declaró la secretaria general del Partido Socialdemócrata (SPD), Andrea Nahles.

SOSPECHAS El escándalo sobre la tesis de Schavan saltó a los medios el pasado octubre, cuando el semanario Der Spiegel filtró un informe técnico que aseguraba que en su tesis se apreciaban características propias de plagio.

Schavan de 56 años y miembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside la canciller alemana, Angela Merkel se comprometió a aclarar el asunto de su tesis, al saltar las primeras sospechas.

ANTES CRITICÓ A COLEGA Las sospechas sobre la ministra suceden al caso del que fuera ministro de Defensa Karl Theodor zu Guttenberg, aristócrata bávaro y hasta entonces el político mejor valorado del Gobierno de Merkel, quien tras un largo tira y afloja dimitió por una situación similar en marzo de 2011 después de reconocer que había cometido errores.

El caso de Guttenberg, al que la Universidad de Bayreuth (Baviera) retiró el título de doctor, generó duras críticas en el ámbito académico y político.

Entre las críticas más devastadoras estuvieron las de la propia Schavan, quien afirmó entonces que el caso le avergonzaba, tanto como miembro del Gobierno como personalmente.