Hombres afganos inspeccionan los daños dentro de una mezquita chiíta en Kandahar el 15 de octubre de 2021, después de un ataque suicida con bomba durante las oraciones del viernes. (Foto de JAVED TANVEER / AFP)
Hombres afganos inspeccionan los daños dentro de una mezquita chiíta en Kandahar el 15 de octubre de 2021, después de un ataque suicida con bomba durante las oraciones del viernes. (Foto de JAVED TANVEER / AFP)
Agencia AFP

Agencia de noticias

Al menos 41 personas murieron y decenas resultaron heridas este viernes en un suicida reivindicado por el grupo Estado Islámico contra una mezquita chiita en la ciudad de Kandahar, feudo de los talibanes en el sur de .

MIRA: Pese al miedo, las mujeres intentan resistir en un bastión talibán en Afganistán

Según testigos, varias explosiones sacudieron la mezquita de Fatemieh, en el centro de Kandahar, la segunda ciudad del país, durante la oración del mediodía del viernes, el día de descanso de la semana para los musulmanes, en el que muchas personas se congregan para rezar.

“Estamos desbordados. Hay demasiados cuerpos y gente herida, y esperamos que lleguen más. Necesitamos de manera urgente sangre”, dijo a AFP un doctor en el hospital central Mirwais de esta ciudad.

El grupo Estado Islámico del Khorasan (EI-K), que perpetró un atentado similar hace una semana en Kunduz, reivindicó la acción y señaló que había sido ejecutada por dos suicidas que se inmolaron en partes distintas de la mezquita.

MIRA: Talibanes se reúnen con delegación de EE.UU. y la Unión Europea, que promete 1.000 millones de euros

“El primer suicida detonó su chaleco de explosivos (...) en un corredor de la mezquita, mientras que el segundo suicida detonó su chaleco en el centro de la mezquita”, señaló el EI-K en un comunicado divulgado en sus canales de Telegram.

Una víctima herida por la explosión de una bomba durante las oraciones congregacionales del viernes en la mezquita de musulmanes chiítas recibe tratamiento en un hospital de Kandahar, Afganistán. (Foto: EFE / EPA).
Una víctima herida por la explosión de una bomba durante las oraciones congregacionales del viernes en la mezquita de musulmanes chiítas recibe tratamiento en un hospital de Kandahar, Afganistán. (Foto: EFE / EPA).

Un responsable talibán local confirmó a la AFP que se trató de un “atentado suicida”.

MIRA: Estados Unidos y Reino Unido emiten alerta por amenaza de seguridad en los hoteles de Kabul

El jefe de la policía talibán en Kandahar, Maulvi Mehmood, condenó “enérgicamente” el atentado en una rueda de prensa y aseguró que “todos los servicios de seguridad” estaban “trabajando para encontrar a los implicados y castigarlos”.

Según él, la seguridad de la comunidad chiita estaba hasta ahora garantizada por la propia comunidad. Pero “en el futuro, tenemos la intención de responsabilizarnos de todos estos lugares de culto asignándoles guardias”, dijo.

Disparos antes de la explosión

“Según la información proporcionada por nuestros hospitales, 41 personas murieron y unas 70 resultaron heridas”, dijo a la AFP Hafiz Abdulhai Abbas, funcionario de salud en Kandahar.

Informaciones de algunos testigos evocan disparos antes de las explosiones. “Nos estábamos preparando para la oración cuando oímos disparos”, dijo a la AFP Sayed Rohullah, un guardia de seguridad de la mezquita.

“Dos personas entraron en la mezquita y dispararon a los guardias, que abrieron fuego. Uno de ellos se hizo estallar”, añadió.

Tanto él como otros testigos señalaron que otros dos atacantes hicieron estallar sus explosivos, lo que elevaría a tres el número de participantes.

En el interior y la entrada de la mezquita, el suelo estaba cubierto de escombros y algunas paredes estaban perforadas por las explosiones, constató un periodista de la AFP.

El portavoz del departamento de Estado estadounidense, Ned Price, condenó el atentado e instó a los talibanes a respetar “su compromiso en materia de lucha contra el terrorismo y, en particular, para que actúen ante la amenaza común a la que estamos enfrentados”, el EI-K.

Rivalidad talibanes y Estado Islámico

Desde su llegada al poder el 15 de agosto, los talibanes se enfrentan a una ola de atentados perpetrados por el Estado Islámico (EI).

Su rama local, responsable de algunos de los ataques más sangrientos en Afganistán y Pakistán, ha apuntado en las últimas semanas a los talibanes y a la minoría chiita afgana.

El EI-K es rival del movimiento islamista de los talibanes aunque ambos son sunitas. Según la compañía de análisis de conflicto ExTrac, con sede en Reino Unido, el del viernes sería el primer ataque del EI-K en Kandahar.

Los talibanes, que tienen su propio historial de persecución contra los chiitas, regresaron al poder en Afganistán el 15 de agosto y, desde entonces, han hecho de la seguridad su prioridad, después de veinte años de guerra.

La mezquita Imam-Bargah (Foto: EFE/EPA/STRINGER)
La mezquita Imam-Bargah (Foto: EFE/EPA/STRINGER)

Los chiitas representan entre el 10% y el 20% de la población afgana (40 millones de habitantes en total).

Muchos de ellos son hazaras, un grupo étnico que ha sido perseguido por décadas en el país y al que los nuevos dirigentes prometen ahora proteger.

El vocero del ministerio del Interior, Qari Sayed Khosti, tuiteó: “Estamos entristecidos al enterarnos de que se produjo una explosión en una mezquita de la hermandad chiita en el primer distrito de la ciudad de Kandahar en la cual un número de nuestros compatriotas fue martirizado y herido”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Afganistán: las imágenes que muestran el caos y la desesperación tras la toma de control de los talibanes
Escenas de terror se repiten en el Aeropuerto Internacional de Kabul mientras la gente trata de huir de Afganistán después de que los combatientes talibanes tomaran la capital.

TE PUEDE INTERESAR