Brasil: Ejército toma control de Vitória tras ola de saqueos

La región de Vitória, capital del estado de  de Espírito Santo (sudeste) recuperaba la calma tras la llegada de tropas federales para poner fin a una ola de saqueos y asesinatos cometidos desde el fin de semana al amparo de una huelga policial.

La televisión mostró escenas de saqueos, tiroteos y violentos robos de vehículos en la ciudad, que desde el sábado quedó sin patrullaje policial.

Unos 400 efectivos empezaron a desplegarse el lunes, dijo a la AFP un portavoz del gobierno estatal. En total, se prevé la llegada de 1.200 hombres del Ejército y de la Fuerza nacional, un cuerpo formado por policías y bomberos que puede ser movilizado a pedido de los estados.

Los autobuses, que habían dejado de circular, ya comenzaron a recorrer las calles de Vitoria nuevamente aunque, según la televisora Globo, detendrán el servicio al anochecer. Las escuelas siguen cerradas por segundo día.

"Las fuerzas armadas están en las calles y en las próximas horas, con la llegada de más soldados, alcanzaremos el número necesario. Estamos determinados a restaurar la paz, el orden y la seguridad en el estado", declaró el ministro de Defensa Raúl Jungmann el lunes.

Globo reportó además que 68 personas fueron asesinadas desde que estalló el caos en este estado, ubicado al noreste de Rio de Janeiro sobre la costa atlántica; el diario Folha de Sao Paulo da parte de más de 50 en tres días en esa urbe.

Según el presidente de la Asociación de Investigadores de la Policía Civil del estado, Junior Filho, la morgue forense de Vitoria está abarrotada. El lunes por la tarde había 12 cuerpos en refrigeradores - su máxima capacidad - y 16 cadáveres en el suelo. 

En Brasil, la Policía Militar (PM, el principal cuerpo de mantenimiento del orden público, dependiente de las autoridades regionales) no puede realizar huelgas. Pero en Espiritu Santo, los familiares y allegados de los agentes bloquearon los cuarteles y los efectivos no hicieron esfuerzos para salir de ahí, dejando las calles sin ninguna protección. 

La policía quiere mejores condiciones laborales y salarios más altos. Una corte declaró que la acción era una huelga ilegal y el jefe de la PM en Espírito Santo fue reemplazado.

"No podemos ser rehenes de esto", declaró el jefe estatal de seguridad Andre Garcia a la cadena de televisión Record.

"Debemos priorizar la protección de la población. Nuestro foco ahora es que estas tropas salgan a la calle para garantizar la seguridad", añadió.
 

(Fuente: AFP).

ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO:

TAGS RELACIONADOS