Redacción EC

El estadounidense es, sin duda, uno de los asesinos en serie más famosos del siglo XX y el cerebro tras la muerte de la actriz .

En agosto de 1969, Charles Manson y los seguidores de su secta, conocidos como "La Familia Manson", asesinaron a varias personas en una violenta guerra racial que conmocionó a la sociedad de y marcó la contracultura de los años 60 y el movimiento hippie.




Fue condenado en 1971 por la matanza que acabó dos años antes con la vida de la actriz Sharon Tate, embarazada de ocho meses y mujer del director Roman Polanski, así como de otros trágicos asesinatos cometidos en Los Ángeles.

En un principio se le condenó a morir en la cámara de gas, pero tras abolirse la pena de muerte en California en 1977, su pena fue conmutada. Desde entonces cumplía cadena perpetua en una prisión estatal de California.

Nació el 12 de noviembre de 1934, en Cincinnati, Ohio, y pasó su infancia en varios reformatorios debido a los atracos que cometió y a que su madre, una joven alcohólica, no se hizo cargo de él.

En alguna ocasión declaró que su único deseo era ser famoso y millonario, pero se pasó la mayor parte de su vida en la cárcel. Finalmente falleció el 19 de noviembre de 2017, a los 83 años.