Modelos de Pierre Cardin toman el Bosque de Piedras del Río Amarillo como una pasarela para mostrar las prendas. (AFP).
Modelos de Pierre Cardin toman el Bosque de Piedras del Río Amarillo como una pasarela para mostrar las prendas. (AFP). / FRED DUFOUR
Redacción EC

Para saber cómo se ve desde el cielo el Bosque de Piedra del Río Amarillo en , basta con recordar al tradicional merengue que cubre por encima al pie de limón.

Sus formas son un calco de los accidentes geográficos de una de las atracciones turísticas del distrito Biayin, en el condado de Gansu.

MIRA: Al menos 21 corredores mueren de frío durante una carrera de montaña en China

Alimentada por el río Amarrillo, que debe su nombre al color impreso por los sedimentos que discurren en él, se trata de una zona peligrosa por su clima variable, y, quizás por ello, tan interesante para todo tipo de curiosos con presupuesto.

Por allí, en el 2016, desfilaron los modelos de Pierre Cardin, mostrando 120 vestuarios como parte de la colección Primavera Verano 2017.

Y, recientemente, fue centro de una carrera a campo traviesa en la que fallecieron 21 de las 172 personas que participaron.

¿La razón? Según la agencia , “condiciones meteorológicas catastróficas”.

El lugar, cuenta el , data desde hace cuatro mil millones de años y debe su génesis al levantamiento de la corteza terrestre. Desde entonces, las estalagmitas de arena y pilares de piedra de diversas formas y tamaños han moldeado su rostro.

Los patrones únicos en los lados de los acantilados formados por la erosión del agua y el viento, han hecho que el bosque de piedras sea más atractivo”, agrega el medio

Y peligroso.

Los deportistas que perdieron la vida estuvieron a granizo, lluvias heladas y vientos fuertes.

Parte del desfile de Pierre Cardin en el Bosque de Piedras del Río Amarillo en China. (AFP).
Parte del desfile de Pierre Cardin en el Bosque de Piedras del Río Amarillo en China. (AFP). / FRED DUFOUR

Por supuesto, no es la primera vez que el clima le juega una mala pasada a los pobladores que viven cerca al Bosque de Piedra del Río Amarillo. De hecho, cada cierto tiempo, hay desmanes creados por la naturaleza.

En agosto del año pasado, por ejemplo, lluvias torrenciales en Gansu, dejando partes de algunas ciudades inundadas.

Y, , en esa misma zona, “alrededor de un millón de personas fueron afectadas por la lluvia y 1.2000 viviendas fueron devastadas”.

Por supuesto, no es el único lugar en el mundo al que la gente peregrina con tal de tener una aventura increíble.

MIRA: China bate récord mundial de perforación en el océano profundo

EL MONTE HUASHAN

Ubicado también en China, el portal de “” sostiene que es una de las “cinco montañas sagradas” del país. ¿Cómo se ve?

A dos horas caminando desde Xian, tienen acantilados con muchos desniveles, terreno irregular y pendientes muy inclinadas, además de barrancas muy profundas”, explica el medio.

Allí, a 2.154 metros sobre el nivel del mar, “”, lo que le ha valido el título del “camino más peligros del mundo”.

Para subir, cuenta “”, hay que caminar sobre “escaleras de madera irregulares colocadas a la orilla de un acantilado”.

Luego, hay que seguir por “una línea en forma de pasarela de tan solo 30 centímetros de ancho”.

Sus características hicieron que, en el 2001, se volviera Patrimonio de la Humanidad.

EL CAÑÓN DEL ANTÍLOPE

Está en Arizona, Estados Unidos, y tiene más de en las que se camina por un sendero estrecho rodeado por paredes calizas.

Lo que convierte al Cañón del Antílope en un lugar tan especial es el increíble espectáculo de luz que se genera cuando el sol entra en los pequeños agujeros que existen en la parte superior de la estructura”, explica El Confidencial.

Pero, claro, a tanta maravilla solo se puede acceder con un guía de la tribu navajo, oriunda del lugar y, por tanto, conocedora de su alma y de las terribles consecuencias de no ir preparado.

Allí se le tema al agua.

explica:

La formación geológica se ha ido horadando debido al paso de corrientes de agua a través de un proceso de epigénesis durante miles de años, y sus paredes llegan a alcanzar los 40 metros de altura en algunos puntos”.

Y esa es justamente la razón por la que se tiene que ir preparado y con asesoría: siempre hay peligro de que, en cuestión de minutos, el paraje se inunde.

Víctimas del desconocimiento, en agosto de 1997, once turistas murieron.

El único superviviente de aquella catástrofe fue el guía”, sentencia el medio.

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más