Colombia y FARC firman acuerdo que los deja a un paso de la paz
Colombia y FARC firman acuerdo que los deja a un paso de la paz

El Gobierno de Colombia y las anunciaron hoy un importante acuerdo sobre justicia transicional que incluye la creación de un tribunal especial para la paz, anunciaron hoy en La Habana, sede permanente de los diálogos de paz.

Representantes de los países garantes, Cuba y Noruega, leyeron el comunicado del acuerdo, acompañados de las dos delegaciones de paz al completo, encabezadas por el presidente Juan Manuel Santos y el líder máximo de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko".

El acuerdo sobre justicia anunciado hoy contempla entre otras cosas una amnistía para delitos políticos y establece que la guerrilla deberá entregar las armas en un plazo de 60 días tras la firma del acuerdo definitivo.

"El jefe del secretariado de las FARC y yo hemos acordado que a más tardar en seis meses, debe concluir esta negociación y firmarse un acuerdo final" de paz, dijo Santos ante la presencia de Jiménez y el presidente cubano Raúl Castro.

"No va a ser una tarea fácil, porque faltan muchos puntos difíciles por acordar, pero esa es la instrucción que le hemos dado a nuestras delegaciones", dijo el mandatario colombiano, quien hizo una escala en La Habana para asistir a la firma de un acuerdo de creación de "una jurisdicción Especial para la Paz".

El comunicado conjunto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Gobierno de Santos, prevé la forma en que se aplicará la justicia una vez concluido el conflicto armado de medio siglo.

En ese sentido, acordaron que el Estado otorgará "la amnistía más amplia posible por delitos políticos y conexos", pero excluyendo los delitos de lesa humanidad como el genocidio, crímenes de guerra, toma de rehenes, tortura, desplazamiento forzado y violencia sexual, entre otras".

Lo anunciado hoy sobre justicia transicional es uno de los avances más importantes logrados en este proceso de paz que ha permitido a las partes plantearse la firma de un acuerdo de paz definitivo en un plazo de seis meses, según adelantó Santos.

 

Luego de que el Papa Francisco exhortara el domingo en Cuba a no perder más tiempo en el proceso, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, viajó hacia la isla para formalizar el consenso sobre cómo se someterán los guerrilleros a la justicia, un tema que en algún momento hizo peligrar las negociaciones.

Santos llegó a Cuba "con el propósito de participar en la ceremonia (...) en la que se anunciarán los importantes acuerdos sobre Jurisdicción Especial para la Paz", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba en un comunicado.

"La paz está cerca", escribió más temprano el mandatario colombiano en su cuenta de Twitter @JuanManSantos, anunciando su primer viaje a Cuba desde que empezaron las charlas en el 2012 para poner fin al enfrentamiento de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

Santos aterrizó en la tarde y fuentes dijeron que unas pocas horas después estaría en el acto oficial de firma del acuerdo en un lugar llamado "El Laguito", donde usualmente se reciben a delegaciones de alto nivel. También asistiría el presidente de Cuba, Raúl Castro.

Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño alias "Timochenko", firmarán el cuarto acuerdo parcial, confirmaron a Reuters fuentes del Gobierno colombiano y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sin dar más detalles.

Santos pasa por La Habana antes de ir a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU. "Timochenko" ya se encuentra en Cuba, dijo una fuente de las FARC.

Para llegar a un consenso sobre la justicia y víctimas las partes se demoraron meses, en medio de enfrentamientos armados en Colombia y visiones totalmente distintas sobre cómo los insurgentes pagarán por sus actos violentos.

Santos ha dicho que las FARC tienen que someterse a la justicia para purgar sus delitos, como condición para que se pueda sellar un acuerdo de paz. Hasta ahora los jefes guerrilleros habían rechazado la posibilidad de ir a la cárcel.

A pesar de las tensiones, el Gobierno y las FARC han logrado acuerdos sobre reformas para dar acceso a la tierra a los campesinos pobres, lograr la transformación de la guerrilla en un partido político, la lucha contra el narcotráfico y el desminado.

El siguiente punto que deben abordar el Gobierno y las FARC es el mecanismo concreto para poner fin del conflicto, que implica un cese bilateral del fuego.

Las FARC mantiene un cese unilateral desde el 20 de julio y el Gobierno suspendió los bombardeos a sus campamentos, en gestos para reducir la intensidad de la confrontación. 

Fuente: Agencias