Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

La pandemia de sigue sumando contagios y muertes en el mundo. Ayer, los infectados superaron la barrera de las 18 millones de personas, mientras que los decesos son más de 690 mil. En ese contexto, la manifestó que “quizás nunca haya una solución” al nuevo coronavirus. Fueron palabras duras para tiempos difíciles, pero siempre hay una luz de esperanza. La prueba de ello es la viruela.

MIRA: La OMS afirma que “quizás nunca haya una solución” para el coronavirus

Si bien el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que nada asegura que se logre una vacuna exitosa para vencer a la COVID-19, también indicó que si “los dirigentes trabajan en colaboración estrecha con la población, la enfermedad puede ser controlada”. En otras palabras, la unión es la clave y esa es precisamente la receta que llevó a erradicar la viruela, una enfermedad que fue una plaga para la humanidad por miles de años y que solo en el siglo XX cobró la vida unas 300 millones de personas.

El 8 de mayo de 1980, la OMS declaraba oficialmente que “todos los pueblos” estaban “liberados de la viruela”, casi dos siglos después del descubrimiento de la vacuna. “Su erradicación representa el mayor triunfo en la historia de la sanidad pública”, declaró este año, Tedros Adhanom Ghebreyesus, con motivo del aniversario XL del hecho.

Repetir la fórmula

De acuerdo con el portal oficial de la OMS, la viruela fue “la primera enfermedad combatida a escala mundial”, un escenario que se repite con la COVID-19. Ganar la batalla hace cuatro décadas fue posible gracias a la colaboración de países de todo el mundo, otro factor que recuerda al panorama actual.

Diez años después de la creación de la OMS (organismo fundado en 1948), Rusia propuso durante “un momento de distensión en la Guerra Fría” que el mundo se dedicara a la erradicación de la viruela, explicó Larry Brilliant, epidemiólogo estadounidense, a la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, una década después del llamado a la acción ruso, la enfermedad seguía causando muertes por millones. A finales de los años 60, era aún endémica en África y Asia.

La vacunación fue “el elemento principal de la victoria”, pero este éxito es también el “resultado de una colaboración internacional” basada en campañas de prevención, tratamiento y diagnóstico, dijo Angela Teresa Ciuffi, del Instituto de Microbiología de la Universidad de Lausana.

En resumen, el triunfo fue la suma de varios elementos, imposibles de llevar a cabo sin el compromiso de los distintos Gobiernos, entidades y población en general. “Las campañas de vacunación, la vigilancia y las medidas de prevención emprendidas para contener los focos epidémicos, así como la mejor información suministrada a las poblaciones afectadas, fueron todas ellas estrategias utilizadas para combatir la enfermedad”, señala la OMS.

Hoy en día, el mundo aguarda para anotarse otra victoria como esa.

_______________________

VIDEO RECOMENDADO

Sudáfrica sobrepasa el medio millón de casos de COVID-19 y las 8.000 muertes 02/08/2020

TE PUEDE INTERESAR