Crisis en Grecia: Atenas pide nuevo rescate en el último minuto
Crisis en Grecia: Atenas pide nuevo rescate en el último minuto

Atenas. Grecia pidió in extremis prolongar dos años el programa europeo de asistencia financiera, a pocas horas de incurrir en un impago al FMI y de que expire la ayuda de sus socios de la .

En un comunicado, el gobierno de Alexis Tsipras afirma que "sigue en la mesa de negociación", pese al referendo convocado el 5 de julio sobre las últimas condiciones de los acreedores (Unión Europea y FMI) para un acuerdo que continúe garantizando la financiación del país.

Concretamente, el gobierno de Atenas propuso este martes "un acuerdo de dos años" con el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEDE), el fondo permanente de rescate de la Eurozona, a fin de garantizar la "cobertura plena de sus necesidades de financiación" durante ese período.

A pocas horas de que expire a medianoche la parte europea del programa de rescate (la de FMI continúa hasta marzo de 2016), el gobierno griego pide igualmente "una reestructuración de la deuda" pública, una de sus principales condiciones para un acuerdo con sus acreedores.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona examinarán en una teleconferencia dicha propuesta a partir de las 1 p.m. hora peruana, anunció poco después en Twitter el jefe de estos, Jeroen Dijsselbloem.

Alemania parecía un poco superada por la súbita aceleración de los acontecimientos, y la canciller Angela Merkel advirtió que su país no negociará con Atenas "una nueva ayuda" antes del referendo del domingo.

Las bolsas europeas, preocupadas por el futuro inmediato de Grecia, siguieron cayendo este martes, aunque menos que la víspera. París perdió 1,63%, Fráncfort 1,25% y Londres 1,5%.

- Un default a la vuelta de la esquina -
Salvo sorpresa de último momento, el gobierno griego será incapaz de pagar a tiempo, es decir de aquí a las 5 p.m., hora peruana, los 1.549 millones de euros (1.725 millones de dólares) debidos al Fondo Monetario Internacional, acreedor suyo junto con la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

El impago ocurriría en una semana extraordinaria para el país, en la que los bancos y las bolsas están cerrados hasta el 6 de julio inclusive.

En virtud del corralito vigente desde este lunes, los clientes de las entidades sólo pueden retirar un máximo de 60 euros (66,82 dólares) por día y persona.

Los mercados daban por seguro este martes un impago griego al Fondo, que según expertos y políticos no debería a priori tener "grandes consecuencias", como dijo el ministro francés de Finanzas Michel Sapin.

Sin embargo, Atenas y sus socios no se resignaban a que el plazo se cumpla sin más avances, y la Comisión Europea abrió la danza anunciando que exploraba un acuerdo de "último minuto".

"Desde el primer momento dejamos claro que la decisión de celebrar un referendo no significaba el final, sino la continuación de la negociación con términos mejores para el pueblo griego", añadió el gobierno en su comunicado, después de que varios líderes del bloque quisieran presentar la consulta como un plebiscito sobre la pertenencia a la moneda única.

"El gobierno griego reivindicará hasta el final un acuerdo viable dentro del euro. Ese será además el mensaje del NO a un mal acuerdo, en el referendo del domingo" 5 de julio, insiste el comunicado.

- Rajoy toma posición -
Varios líderes europeos trataron estos días de presentar el referéndum del domingo como un plebiscito sobre la permanencia o no de Grecia en la Eurozona.

El gobierno griego rechaza de plano este planteamiento, en un país en el que el apoyo al euro es claramente mayoritario, y afirma que el objetivo de algunos es más bien torpedear a un ejecutivo de izquierda opuesto a la doctrina de la austeridad de los cinco últimos años.

Los líderes de la Unión Europea "tienen miedo del avance de fuerzas como [el partido español de izquierda] Podemos, y quieren pararles los pies como sea", afirma el ministro griego de Trabajo, Panos Skourletis en una entrevista publicada por el diario El Mundo.

Este mismo martes el presidente del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, se convertía precisamente en el primer líder europeo en abogar abiertamente por un cambio de gobierno en Grecia.

"Si el referéndum se celebra y si Tsipras pierde el referéndum, eso será bueno para Grecia porque a partir de allí los griegos habrán dicho 'sí, queremos quedarnos en el euro', y se podrá negociar con otro gobierno", afirmó Rajoy en una entrevista radiofónica.

Fuente: AFP