Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

"La democracia: al fin buenas noticias", por Farid Kahhat

"En el 2018 la tendencia declinante en el estatus de la democracia a nivel mundial finalmente se detuvo"

Democracia

"Ello se debería en mayor proporción a la movilización ciudadana que a la acción de los gobiernos". (Foto: AFP)

AFP

En enero del año pasado, la organización Freedom House publicó su reporte anual “Libertad en el mundo 2018: la democracia en crisis”. Según ese reporte, en el 2017 la democracia había sufrido “su más seria crisis en décadas” y constituía, además, el “duodécimo año consecutivo con un declive en la libertad global”. Concluía que, durante ese año, 71 países habían padecido declives en materia de derechos políticos y libertades civiles, y solo en 35 de ellos se habían registrado mejorías.

Al escribir esta columna no se conocía aún el reporte de Freedom House sobre las libertades en el mundo en el 2018, pero sí el Índice de Democracia de la Unidad de Inteligencia de la revista “The Economist”. Si bien se trata de índices confeccionados en base a metodologías diferentes (lo cual hace difícil compararlos), podría decirse que el índice de “The Economist” tiene estándares más exigentes que el de Freedom House al establecer qué es lo que constituye un régimen democrático.

Por eso, por ejemplo, bajo su índice solo el 4,5% de la población mundial vive bajo regímenes políticos que califican como una “democracia plena”. Lo cual probablemente implique que, de haber persistido en el 2018 el declive de la democracia en el mundo, el índice de “The Economist” tendería a presentar un panorama aun más sombrío que el que podría ofrecer el índice de Freedom House.

La buena nueva es que el índice de la revista “The Economist” concluye que en el 2018 la tendencia declinante en el estatus de la democracia a nivel mundial finalmente se detuvo. El puntaje global que otorga ese índice permaneció estable y el número de países que tuvieron un declive (42) fue menor que el número de países que experimentaron una mejoría (48). También fue bastante menor que el número de países que experimentaron un declive en su estatus democrático durante el 2017 (que fueron 89).

Cuando intenta explicar las razones por las cuales se detuvo esa tendencia declinante, el Índice de Democracia constata que, entre las variables que explican la fortaleza de un régimen democrático, aquella que experimentó la mayor mejoría durante el 2018 fue la participación política. Aclara, sin embargo, que, como en el caso de EE.UU., ese incremento en los niveles de participación tiende a explicarse por niveles crecientes de polarización política. Esa sería la razón, por ejemplo, por la cual la proporción de votantes que participaron en las elecciones de medio término en noviembre pasado fue la mayor en más de 100 años.

Podría sugerirse por ello que, en caso de que mediciones ulteriores constaten que la tendencia declinante en el estatus de la democracia a nivel mundial finalmente se detuvo, ello se debería en mayor proporción a la movilización ciudadana que a la acción de los gobiernos.

Sin embargo, cabría hacer un par de atingencias antes de cantar victoria. La primera es que una golondrina no hace verano: como señala el propio índice, podríamos estar ante una pausa antes que ante una reversión de la tendencia al declive. Si la tendencia declinante en el estatus de la democracia finalmente se revierte, ello será porque la mayor participación ciudadana consigue doblegar el intento de los gobiernos por impedir el ejercicio por parte de la ciudadanía de sus derechos políticos y libertades civiles. En cualquier caso, ese conflicto político augura un turbulento 2019.


Tags Relacionados:

democracia

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada