Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

Desnuclearización, sanciones, paz: Qué se sabe de la cumbre Kim-Trump

El líder de Corea del Norte no se ha comprometido claramente a renunciar a su arsenal de bombas y de misiles, un compromiso que EE.UU. espera de cara a la cumbre prevista para el 12 de junio en Singapur

Corea del Norte

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, tienen previsto reunirse en una histórica cumbre el 12 de junio en Singapur. (Foto: AP)

AP

La cumbre histórica del 12 de junio entre Donald Trump y Kim Jong-un, si llega a celebrarse, tratará sobre una "desnuclearización" de la península coreana. Ambos están de acuerdo sobre el principio, pero no sobre lo que significa exactamente. A continuación lo que sabemos sobre lo que Estados Unidos y Corea del Norte quieren, y sobre las concesiones que están dispuestos a hacer. 

- Desnuclearización -

El dirigente norcoreano causó sorpresa a comienzos de marzo al afirmar que estaba dispuesto a tratar con Estados Unidos, enemigo jurado, la cuestión de una "desnuclearización".

¿A qué se refiere exactamente? Difícil de saber, pero en unas declaraciones con el presidente surcoreano Moon Jae-in a finales de abril, Kim Jong-un apoyó el "objetivo" de una "península coreana no nuclear", "por medio de una desnuclearización total".

El único sitio conocido de ensayos nucleares en Corea del Norte será oficialmente desmantelado a finales de mayo, aunque varios expertos relativizan el alcance del gesto.

Sin embargo, varias ambigüedades prevalecen: Kim justifica el fin de sus ensayos porque "el trabajo para instalar ojivas nucleares en misiles balísticos" ha "terminado".

¿Renunciará entonces a su arsenal de bombas y de misiles construido para disuadir cualquier amenaza contra su régimen? No se ha comprometido claramente.

Ahora bien, Estados Unidos exige una "desnuclearización completa, verificable e irreversible".

"Eso quiere decir deshacerse de sus bombas atómicas", matiza la administración Trump, así como revelar los emplazamientos, abrirlos a inspecciones ultraestrictas, transportar las armas, por ejemplo a Estados Unidos, para su "deconstrucción", y también "deshacerse de su fábrica de uranio" y de sus misiles intercontinentales y estratégicos.

Washington quiere también el fin de las armas químicas y biológicas norcoreanas, si bien reconoce que existe el riesgo de que Pyongyang oculte emplazamientos y armamento.

- Sanciones -

Los estadounidenses quieren, sobre todo, evitar un procedimiento "por etapas", de "dar y recibir", donde cada concesión norcoreana de lugar a una flexibilización internacional, pero Pyongyang rechaza cualquier "renuncia nuclear unilateral".

El secretario estadounidense Mike Pompeo ha hecho prometer en cierto modo la llegada de inversiones privadas en favor de un futuro levantamiento de sanciones económicas drásticas, pero no antes de que la desnuclearización sea irreversible.

"El único enfoque realista hoy es el de una secuenciación, que implica una congelación, una destrucción progresiva de las instalaciones a cambio de un alivio de las sanciones y de medidas de confianza progresivas, y un tratado de paz", explicó Boris Toucas, investigador invitado del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Entretanto, ambas partes han hecho algunos gestos: la liberación de tres estadounidenses detenidos en Corea del Norte o el simple hecho, por parte de Trump, de acceder a reunirse con Kim, que se percibe como una concesión ya que le otorga un reconocimiento internacional.

- Paz y seguridad -

La única demanda conocida de los norcoreanos es sobre la seguridad, la "condición previa para la desnuclearización es poner fin a la política hostil contra Corea del Norte y las amenazas nucleares", previno un alto responsable.

La administración Trump, por su parte, promete que no quiere obtener la caída del régimen, y Mike Pompeo ha mencionado incluso la posibilidad de "proporcionar garantías sobre su seguridad".

¿Qué garantías? Pyongyang quiere concluir verdaderamente con Seúl y con Washington un tratado de paz para poner fin formalmente a la guerra de Corea, que acabó en 1953 solo con un armisticio.

Pero la cuestión radica de nuevo en "la desnuclearización de la península coreana": ¿Corea del Norte incluye en el concepto, -como hizo en el pasado-, la retirada de los 30.000 soldados estadounidenses desplegados en el sur? Donald Trump asegura que la cuestión no estará "sobre la mesa" pero no excluye su planteamiento a largo pazo.

¿Y el tema de las maniobras militares conjuntas entre Estados Unidos y Corea del Sur? Según Seúl, Kim Jong-un hizo de ello un motivo tras denunciar desde hace tiempo una "provocación", pero el aumento de la tensión de esta semana confirma que su futuro estará en la mesa de negociaciones.

Fuente: AFP

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada