El ejército de Estados Unidos anunció hoy haber enviado el primer grupo de misiles Patriot al sur de Turquía, con miras a proteger el país de posibles ataques provenientes de Siria, sumido en una intensa guerra civil.

Aproximadamente 400 soldados estadounidenses junto a un equipo adicional serán trasladados vía aérea a Turquía en los próximos días, especificaron voceros del ejército a través de un comunicado. Agregaron que el material, de carácter estrictamente defensivo, será controlado por la OTAN.

Alemania y Holanda también forman parte de esta misión, y en los próximos días cada uno de ellos enviará dos baterías de misiles Patriot, así como el personal a cargo de la supervisión. El envío culminará el 22 de enero.

Es la tercera vez que Turquía recibe estos misiles, diseñados para derribar misiles balísticos que tengan como objetivo algún lugar del territorio. Con ocasión de la Guerra del Golfo en 1991, el gobierno de Ankara solicitó a la OTAN la instalación de misiles Patriot. La segunda vez se dio durante la invasión a Irak en 2003.