Redacción EC

En el 2014, un video de una matanza contra marineros estremeció internet. Las impactantes imágenes muestran a un grupo de hombres en medio del Océano Índico suplicando por ayuda, mientras unos disparan contra ellos desde un barco.

MIRA: Rebrotes de coronavirus: “En Europa bajaron la guardia totalmente, abrieron su economía de manera irresponsable”

¡Fuego! ¡Fuego! ¡Fuego!” (…) “¡He disparado cinco!”, son algunos de los gritos en mandarín que se escuchan en el video. Luego de unos minutos, los cuerpos de las víctimas quedaron flotando entre los escombros de una embarcación pesquera. Mientras tanto, los atacantes celebran y se toman fotos.

El atroz crimen, ocurrido entre el 2012 y el 2013, salió a la luz luego que una persona encontró la grabación, en un celular olvidado en un taxi en Fiji, y ayudó a capturar a Wang Feng Yu, el presunto capitán del barco Ping Shin 101, donde se cometieron los asesinatos.

Parte de la tripulación del Ping Shin 101 celebra tras cometer los asesinatos. (Foto: Captura de video)
Parte de la tripulación del Ping Shin 101 celebra tras cometer los asesinatos. (Foto: Captura de video)

Feng Yu, apodado como el “capitán Gángster”, fue arrestado en el puerto de Kaohsiung (China) en agosto de este año por la guardia costera taiwanesa cuando capitaneaba otro barco, un atunero con múltiples delitos como el uso de licencias falsas y pesca en áreas prohibidas.

Ahora que tenemos al capitán, tenemos una forma más directa de interrogarlo sobre toda la terrible experiencia”, dijo Tseng Ching-Ya, portavoz de la Fiscalía del Distrito de Kaohsiung, a la Agencia Central de Noticias en Taiwán, en .

Hsu Hung-Ju, fiscal jefe adjunto en Kaohsiung y quien encabeza el caso, afirmó que las investigaciones de este tipo toman entre seis y ocho meses.

Las víctimas se encontraban desarmadas y pidiendo ayuda. No hubo sobrevivientes. (Foto: Captura de video)
Las víctimas se encontraban desarmadas y pidiendo ayuda. No hubo sobrevivientes. (Foto: Captura de video)

Pesquisas

Durante años, diversas investigaciones privadas y periodísticas han analizado los terribles sucesos, incluso National Geographic emitió un documental sobre el caso. El investigador privado de varios testigos; dos de ellos, Aldrin y Máximo, tripulantes del Ping Shin 101.

Ambas personas manifestaron que llegaron a un punto entre Somalia y Seychelles alertados por un supuesto ataque pirata a otra embarcación. No obstante, señalaron que las víctimas estaban desarmadas y gritaron que no eran piratas ni somalíes.

Estuvo mal que dispararan a la gente. Pero, no había nada que pudiera hacer al respecto”, agregó Máximo.

Aldrin, el cocinero del Ping Shin 101, posa con un arma. Fue uno de los testigos claves para capturar a Wang Feng Yu. (Foto: Captura de video)
Aldrin, el cocinero del Ping Shin 101, posa con un arma. Fue uno de los testigos claves para capturar a Wang Feng Yu. (Foto: Captura de video)

Pese a que son cuatro personas las que se ven en el video, los testigos aseguraron que en total podrían haber sido 10 o 15 muertos porque los disparos duraron unos 10 minutos.

La firma investigadora noruega , especializada en delitos marítimos, determinó que el video fue fundamental para identificar la embarcación de Wang al comparar las secuencias de la grabación con imágenes de una base de datos marítima.

Otros exmarineros fueron identificados gracias a Facebook y otras redes sociales.

explica que situaciones como la ocurrida se repiten en altamar porque no todos los países cuentan con guardias costeras o protegen las aguas más allá de sus fronteras. Esto crea una desventaja para las embarcaciones pesqueras que permanecen a merced de capitanes que cometen crímenes contra su competencia.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Rusia registra una segunda vacuna contra el coronavirus
Rusia registra una segunda vacuna contra el coronavirus

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS