Enfermera india violada en 1973 murió tras 42 años en coma
Enfermera india violada en 1973 murió tras 42 años en coma

Nueva Delhi. Una enfermera de Bombay que pasó casi 42 años en coma tras ser víctima de una violación en su trabajo y que estuvo en el centro del debate en la  sobre las leyes de eutanasia murió hoy de una neumonía, informó un portavoz del centro médico donde se encontraba.

Aruna Shanbaug, de 67 años, falleció en la unidad de cuidados intensivos del Hospital King Edward Memorial, lugar en el que trabajaba y donde fue atacada por un empleado de limpieza. En los últimos días había contraído una neumonía y estaba con respiración asistida, indicó el portavoz VK Patil.

Shanbaug sufrió grave daño cerebral y quedó paralizada tras ser atacada por un limpiador durante una guardia nocturna el 27 de noviembre de 1973.

El hombre la violó y la asfixió de tal forma con una cadena que quedó en estado vegetativo. La joven, entonces de 26 años, estaba planeando casarse con un médico del hospital.

Su atacante fue sentenciado a 7 años de cárcel por intento de asesinato pero no por violación, porque las autoridades borraron parte del informe médico en el que se probaba este hecho, según los medios.

La periodista y activista Pinki Virani, que escribió una biografía sobre Shanbaug, presentó una demanda judicial para que dejaran de alimentarla artificialmente y se la dejara morir. Las enfermeras que la cuidaban se opusieron.

Finalmente, en el 2011 en un fallo histórico la Corte Suprema de la India autorizó por primera vez en el país la eutanasia pasiva en algunas circunstancias, aunque en el caso concreto de la víctima rechazó la petición hecha por Virani, alegando que la evidencia médica indicaba que debía vivir.

El coma de Shanbaug se encuentra entre los más largos del mundo. "Agradezco a Dios que su sufrimiento haya terminado (...) Era como un pájaro en una jaula", señaló Virani al canal NDTV.

Los padres de la mujer murieron hace años y ya nadie de su familia la visitaba, indicó el portavoz del hospital, que añadió que ahora están intentando localizar a sus familiares y amigos.

La muerte de la enfermera causó numerosas expresiones de solidaridad en las redes sociales indias.

Muchos lamentaron el hecho de que en su opinión su caso ilustra el sufrimiento de las mujeres en la India, donde la violencia sexual se encuentra a la orden del día, como ilustran otras tragedias como la violación en grupo y posterior muerte de una estudiante en un autobús en Nueva Delhi en diciembre del 2012.

Fuente: DPA