"Europa no tiene excusas frente a tragedias en el Mediterráneo"

Luxemburgo. La (UE) "ya no tiene excusa" frente a las tragedias que se suceden en el Mediterráneo, donde este lunes, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), un nuevo barco con 300 personas a bordo estaría hundiéndose.


La OIM, con sede en Ginebra, recibió este lunes un llamado de auxilio de una persona que viaja a bordo del barco con más de 300 personas. Este pasajero precisó a la organización que 20 personas ya murieron y que dos barcos que navegaban cerca de su embarcación también atraviesan dificultades.

La OIM, que no sabe exactamente dónde se encuentra el navío, añadió que contactó a la guardia costera italiana, pero ésta "no tiene los medios para rescatarlos ahora" debido al naufragio de otro barco el domingo.

El domingo un buque con hasta 950 personas a bordo, según el testimonio de un sobreviviente, naufragó a unas 70 millas náuticas (unos 120 km) de las costas libias.

La guardia costera italiana, que coordina las operaciones de rescate, confirmó el balance de 24 muertos y 28 supervivientes. Los demás centenares de pasajeros son considerados desaparecidos.

SIN EXCUSAS

"Con esta nueva tragedia ya es demasiado. La UE ya no tiene excusa, los Estados miembros ya no tienen excusa. Necesitamos una verdadera política migratoria, necesitamos medidas inmediatas", dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, antes de una reunión de ministros de Exterior del bloque a la que se unirán esta tarde sus colegas de Interior.

La canciller alemana, Angela Merkel, se declaró "consternada" y afirmó que la UE debe "hallar respuestas". El Papa Francisco pidió a la comunidad internacional "actuar con decisión y rapidez".

Mogherini agregó que se necesitan "medidas inmediatas" de parte de la UE y citó el refuerzo de la operación europea de vigilancia marítima Triton.

La operación Triton, coordinada por la agencia europea de vigilancia de las fronteras exteriores Frontex, reemplazó a la operación italiana Mare Nostrum en noviembre del 2014, una decisión muy criticada por las organizaciones no gubernamentales que denuncian la falta de medios.

Además, algunos miembros del bloque son reticentes a reforzar las operaciones de búsqueda y rescate por miedo a que creen un "efecto llamada" en momentos en que el flujo de inmigrantes alcanza cifras nunca antes vistas.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), 35.000 personas llegaron por barco al sur de Europa desde principios de año, y 1.600 están desaparecidas.

Fuente: AFP