Fidel Castro gana el Premio Confucio, el Nobel de la Paz Chino
Fidel Castro gana el Premio Confucio, el Nobel de la Paz Chino

Beijing. El ex líder cubano Fidel Castro ha ganado el Premio Confucio de la Paz 2014, el controvertido galardón creado en China como respuesta al Premio Nobel en el 2010, cuando la Academia Noruega premió al encarcelado disidente chino Liu Xiaobo, informó hoy el diario Global Times.

La ceremonia de entrega del premio, en la que estudiantes cubanos representaron a Castro, se celebró el pasado 9 de diciembre en un restaurante de la Universidad de Beijing, según el medio oficialista.

Los jóvenes cubanos recibieron una estatuilla, un diploma y una cantidad de dinero no especificada, aunque en ediciones anteriores se entregaron 14.000 dólares.

El empresario Liu Zhiqin, uno de los miembros del jurado, señaló en la ceremonia de entrega que Castro fue elegido por "sus contribuciones en pro de la resolución de conflictos internacionales, especialmente con EEUU, gobierno ante el que huyó de la confrontación violenta".

"Su ejemplo alentó durante muchos años la solución de disputas internacionales", aseguró Liu, citado hoy por el rotativo.

Castro fue elegido por un jurado de nueve académicos que también consideró las candidaturas del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye; la Organización de la Cooperación de Shanghái y la asociación taoísta de China.

Los Premios Confucio nacieron en el 2010 pocos días después de que el escritor Liu Xiaobo recibiera el Nobel de la Paz.

El premio de la Academia Noruega causó indignación en el régimen comunista chino, aunque Beijing siempre se ha intentado desmarcar de los Premios Confucio e incluso los intentó ilegalizar, alegando problemas de propiedad intelectual que los organizadores lograron solucionar en las últimas ediciones.

El primer ganador de estos premios fue el ex líder taiwanés Lien Chan, mientras que en el 2011 lo recibió el presidente ruso Vladímir Putin y en el 2012, lo compartieron el ex secretario de Naciones Unidas Kofi Annan y el científico chino Yuan Longping, en tanto que el año pasado lo ganó el maestro zen Yi Cheng, líder de los budistas del país asiático.

Ninguna de las personalidades extranjeras ha ido a recoger estos galardones, y de hecho en el caso de Putin, premiado en 2011, la entrega del Confucio de la Paz tuvo toques surrealistas, ya que dos de las cuatro estudiantes de mandarín que recibieron la estatuilla en su honor no eran rusas, sino bielorrusas.

Los premios son concedidos por el Centro de Estudios Internacionales de China para la Paz cada 9 de diciembre, un día antes de que en Oslo se entregue el Nobel de la Paz.

Fuente: EFE