Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Hace una década emprendieron el camino de ida. Ahora, están de regreso a su tierra natal o buscan un nuevo destino. La situación de los haitianos en América se ha visto complicada por la pandemia del COVID-19. Esta semana, la noticia de entre Brasil y —concretamente entre la región y el estado de Acre—, debido a las restricciones por la emergencia sanitaria, ha puesto de manifiesto la crisis que viven los migrantes del país más pobre de la región.

MIRA: Biden anticipa que Estados Unidos podrá volver a la normalidad en Navidad

La principal ola migratoria de haitianos se desató a raíz del, que devastó la parte occidental de la isla La Española (que comparten Haití y República Dominicana) y dejó más de 300 mil muertos del lado haitiano. En los años siguientes, miles de personas abandonaron su tierra natal en busca de mejores horizontes.

La principal ola migratoria de haitianos se desató a raíz del terremoto de enero de 2010, que devastó la parte occidental de la isla La Española (que comparten Haití y República Dominicana) y dejó más de 300 mil muertos del lado haitiano. (Foto: Roberto Schmidt / AFP)
La principal ola migratoria de haitianos se desató a raíz del terremoto de enero de 2010, que devastó la parte occidental de la isla La Española (que comparten Haití y República Dominicana) y dejó más de 300 mil muertos del lado haitiano. (Foto: Roberto Schmidt / AFP)

Tradicionalmente, los destinos preferidos por los migrantes haitianos han sido Estados Unidos, República Dominicana, Canadá y Francia (estos dos últimos países por cuestiones lingüísticas: el francés es lengua oficial en Haití). No obstante, después del desastre natural, Sudamérica surgió como nuevo objetivo, especialmente Brasil.

“Las causas de la elección de este país se remiten, por un lado, al imaginario construido acerca de las opciones laborales —recordemos que Brasil aparece en esos años como la nueva potencia mundial emergente— [...]. Asimismo, la migración hacia Sudamérica y, en particular hacia Brasil, en algunos casos es concebida como una etapa de un proyecto migratorio más largo cuyo destino final es Guyana Francesa (para llegar a Francia) o bien Estados Unidos o Canadá”, señala el , elaborado por la oficina sudamericana de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2017.

Periplo

Uno de los canales para llegar a suelo brasileño ha sido atravesar el Perú. Miles ingresaron por Tumbes. Algunas veces prosiguieron hasta Loreto para cruzar hacia Tabatinga (ciudad brasileña en la triple frontera con Perú y Colombia), pero principalmente se dirigieron a Madre de Dios para llegar a Acre. No obstante, en 2012, el Gobierno peruano empezó a exigirles visa, un requisito que se impuso con la idea de frenar el flujo de migrantes. En la realidad, la medida favoreció a la ilegalidad.

Normalmente, los ciudadanos haitianos dejaban su país rumbo a República Dominicana o Panamá para luego dirigirse a Ecuador, adonde podían entrar sin necesidad de haber tramitado previamente su visa. Allí eran contactados por ‘coyotes’ que los ayudaban a ingresar al Perú usando vías alternas lejos de controles policiales. Para 2014, se estimaba que decenas de migrantes cruzaban a diario ilegalmente el límite peruano-ecuatoriano. Muchos lograron llegar a suelo brasileño.

Esta semana, la noticia de decenas de personas imposibilitadas de cruzar la frontera entre Brasil y Perú —concretamente entre la región Madre de Dios y el estado de Acre—, debido a las restricciones por la emergencia sanitaria. (Foto: EFE)
Esta semana, la noticia de decenas de personas imposibilitadas de cruzar la frontera entre Brasil y Perú —concretamente entre la región Madre de Dios y el estado de Acre—, debido a las restricciones por la emergencia sanitaria. (Foto: EFE)

Hacia 2016, según el reporte de la OIM, el total de residencias entre temporales y permanentes, entregadas en Brasil a ciudadanos haitianos, era de 67,226. Otros países de la región también se convirtieron en destino final, sobre todo , que entre 2011 y 2015 entregó 17,849 residencias temporales o permanentes a haitianos.

Pero la situación cambió en la última mitad de la década pasada, especialmente en Brasil. La economía se desaceleró y la derecha reemplazó a la izquierda en Brasilia. Con la crisis del COVID-19, el panorama se tornó incluso más sombrío. Empezó un nuevo éxodo. De acuerdo con el diario “Folha de São Paulo”, la nueva meta es principalmente EE.UU. Esto significa un viaje de meses atravesando las fronteras de Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala, hasta llegar a México y de allí a suelo estadounidense, donde se espera que la administración de Joe Biden no les cierre las puertas.

EE.UU. mantiene hoy la principal colonia de haitianos en el mundo. Se calcula que unos 1.5 millones de ciudadanos de la isla caribeña han abandonado su patria (ello representa aproximadamente el 14% de una población total de 11 millones). El 50% de los emigrantes, más de 700 mil, viven en EE.UU.

VIDEO RECOMENDADO

Migrantes haitianos en zona de frontera
Así es el panorama que se vive en la frontera entre Brasil y Perú en la ciudad de Iñapari.

TE PUEDE INTERESAR