Módulos Temas Día

Más en Actualidad

Un indigente y un 'taxista con turbante': Los héroes del atentado en Manchester

Diversas muestras de solidaridad se produjeron en medio de la tragedia que dejó 22 muertos tras un concierto de Ariana Grande en el Manchester Arena

Manchester

El indigente Chris Parker y el taxista Harjinder S Kukreja mostraron su solidaridad tras el atentado en Manchester. (Foto: Twitter)

Twitter

En medio del caos y el pánico desatados tras la explosión de una bomba casera en el concierto de Ariana Grande en Manchester, Chris Parker, que había caído al suelo tras la detonación, solo podía pensar en una cosa: ayudar.


Parker es un indigente de 33 años que solía acudir a las afueras del Manchester Arena para pedir limosna aprovechando la afluencia masiva de espectadores a los conciertos, señala el diario español “El Mundo”.


Y eso era precisamente lo que hacía Parker este lunes afuera del famoso recinto donde la cantante estadounidense Ariana Grande reunió a miles de jóvenes que fueron al Manchester Arena para ver su espectáculo pero que finalmente fueron parte de una tragedia.

"Todo el mundo estaba feliz. Mientras estaban saliendo por las puertas de cristal escuché una explosión y un segundo después un flash, después, humo y muchos gritos. Me hizo caer al suelo y después me levanté, mi instinto me hizo intentar ayudarles", contó Parker a la agencia Press Asociation.

Un terrorista suicida hizo detonar un explosivo casero en una de las salidas del pabellón tras el concierto. Al menos 22 personas murieron.
Parker, que no tiene hogar desde hace un año, vio a una niña y la llevó hasta uno de los lugares de venta de merchandising de Ariana Grande, quien había concluido su concierto minutos antes.

"¿Dónde están tu madre y tu padre?", le preguntó a la niña. "Ella contestó que su padre estaba en el trabajo y su madre seguía allí".
También intentó ayudar a una mujer de unos 60 años que tenía heridas en la cabeza y las piernas. "Murió en mis brazos. Desde entonces no he parado de llorar", dijo el indigente.

Pero Parker no fue el único. Algunos taxistas ofrecieron trayectos gratuitos y provisiones de comida para facilitar las cosas en este "momento tan duro", según dijo a Efe Faisal Khan, que de ninguna manera aceptó cobrar su tarifa.

Ese fue el caso de un taxista que ofreció sus servicios a través de su cuenta de Twitter.

"Intenté ayudar a toda la gente que lo necesitara. Había quien buscaba a su pareja, a otros les dejé en el hospital, no tenían dinero y se encontraban tirados sin nada. No había transporte público, las calles estaban cortadas, era muy difícil moverse", afirmó a “Channel 4” Harjinder S Kukreja, quien fue llamado “el taxista del turbante” en las redes sociales.

Asimismo, vecinos de la zona se ofrecieron a alojar a gente que no pudiera llegar a casa tras el cierre del transporte público.

De este modo, la ciudad del noroeste de Inglaterra trataba de superar la conmoción por el atentado suicida del lunes.

"Vinieron taxistas de lugares tan alejados como Leeds o Yorkshire, para ayudar, para ayudar a la gente a llegar a sus destinos", explicó a la AFP Ahmad Nurein, un taxista de 50 años.

Cherry Brown, responsable de un centro de donación de sangre, dijo a la AFP que la respuesta había sido "abrumadora", hasta el punto que las autoridades sanitarias salieron a afirmar que ya no necesitaban más sangre.

Un donante, David Roberts, explicó que la ciudad "trataba de ayudar de cualquier modo", tras vivir "horrorizada los hechos de ayer".

En las redes sociales abundaban las ofertas de alojamiento para los afectados, bajo la etiqueta "roomformanchester" (habitación para Mánchester).

"A cualquiera que esté atrapado en Manchester esta noche, tengo una habitación libre y he preparado una sopa deliciosa", escribió Robyn Alexander.

Una colecta organizada por el diario Manchester Evening News para ayudar "a las familias de los muertos y los heridos" había reunido 350.000 libras (455.000 dólares) a las seis horas de iniciarse.

"Un día triste para la gran ciudad"

Los dos embajadores más famosos de la ciudad, sus dos equipos de fútbol, el United y el City, lideraron los llamamientos a la solidaridad.

"No podemos sacarnos de nuestras mentes y nuestros corazones a las víctimas y a sus familias", dijo el entrenador del Manchester United, José Mourinho. "Sé, incluso tras el poco tiempo que he pasado aquí, que el pueblo de Mánchester estará junto como si fuera uno", concluyó Mourinho.

En el cercano estadio Etihad, del Manchester City, se había instalado un centro de recepción de víctimas y allegados.

Dos mujeres se acercaron al lugar con dulces para los niños y revistas.

Hayley Adamson, de 23 años, y Poppy Conlon, de 25, propietarias de un negocio de hostelería, dijeron que respondían así a un llamamiento en la radio.

"Trajimos comida, revistas, dulces, chocolates, papas fritas, sandwiches, cualquier cosa para los niños", explicaron, precisando que dejaron todo en la recepción pero no pudieron acceder a las familias.

El capitán del City, Vincent Kompany, habló de "día triste para la gran ciudad de Mánchester".

La ciudad es famosa por su escena musical, y de ella han surgido bandas como Oasis, The Smiths, The Stone Roses y Joy Division.

Miembros ilustres de estas bandas se sumaron a ls homenajes. Tim Burgess, de la banda indie The Charlatans, dijo que fue "un ataque despiadado a gente hermosa que ama la música".

El líder de Oasis Liam Gallagher confesó que estaba "absolutamente destrozado", y envío "amor y luz a todas las familias".

Fuente: Con información de AFP

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...

Tags Relacionados:

Manchester

Ariana Grande

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada