Un juzgado ´holandés:https://elcomercio.pe/tag/97867/holanda sentó hoy un precedente histórico al reconocer la responsabilidad de Shell en Nigeria por dos vertidos de petróleo registrados en ese país entre 2004 y 2007, por lo que tendrá que pagar una indemnización aún por determinar.

La justicia de Holanda, sin embargo, absolvió a Shell Nigeria de responsabilidad por los vertidos en el delta del Níger a los que se refería en otras cuatro denuncias.

Es la primera vez que la justicia del país donde una multinacional tiene su sede, condena por los daños causados por una filial de la firma en el extranjero, dijo hoy a Efe Evert Hassink, portavoz de la organización ecologista Milieudefensie, que ha respaldado la denuncia contra Shell de esos afectados nigerianos.

El fallo, que podría desencadenar denuncias similares contra Shell u otras multinacionales, sienta precedente porque demuestra que los afectados por vertidos medioambientales, por ejemplo en África, pueden recurrir a los jueces europeos para reclamar daños, consideró el portavoz.

SENTENCIA SIN PRECEDENTES Según la sentencia, Shell Nigeria tendrá que indemnizar a uno de los demandantes, aunque todavía no ha establecido la cantidad que tendrá que abonar.

Los jueces, sin embargo, únicamente reconocieron la responsabilidad de Shell Nigeria y no de la empresa matriz sobre los vertidos, algo que Milieudefensie reclamaba en la denuncia inicial y que recurrirá en apelación.

La organización ecologista mantiene que la empresa matriz de Shell es la que dirige directamente a su filial en Nigeria, que es en su totalidad propiedad de Shell Holanda.

Para los jueces holandeses el Derecho nigeriano no estima que una empresa matriz esté obligada a prevenir que sus filiales causen daños a terceros en el extranjero.

Según Hassink, eso es así salvo cuando se puede demostrar que la dirección efectiva de la filial se determina desde la empresa matriz, que es lo que la organización ecologista intentará demostrar durante el proceso de apelación.

No hemos podido demostrarlo en primera instancia porque las pruebas están en manos de Shell, con lo que solicitaremos en apelación que se obligue a la multinacional a presentarlos, declaró Hassink.

SABOTAJE El fallo ha supuesto también una de cal y otra de arena para la multinacional Shell, pues por un lado los jueces constataron su negligencia al no prevenir sabotajes fáciles en un tanque de petróleo en 2006 y 2007 en la localidad de Kot Ada Udo.

Por otra parte reconocieron, como mantenía la firma, que fueron los sabotajes y no directamente el mantenimiento defectuoso de sus instalaciones lo que causó dichos vertidos.

Según la sentencia, Shell dejó abandonado ese tanque y los saboteadores pudieron simplemente abrir con una llave inglesa los cierres para acceder ilegalmente al petróleo, lo que causó el vertido en 2006 y 2007.

Shell Nigeria habría podido prevenir fácilmente ese sabotaje cerrando con cemento los recipientes, pero no lo hizo hasta 2010, cuando el juicio ya estaba en marcha, señala la sentencia.

También la multinacional fue absuelta en los otros cuatro casos porque los vertidos se produjeron por sabotajes y la firma tomó las medias necesarias para prevenirlos.

Milieudefensie consideró que esta parte de la sentencia es un golpe amargo para la gente de los pueblos de Oruma y Goi, pero aplaudió que al menos se indemnice a uno de los cuatro campesinos que interpusieron la denuncia, algo que no se ha conseguido en los juzgados nigerianos, señaló en un comunicado.

ACUSACIONES NO ATENDIDAS La ONG considera que Shell es responsable de la contaminación por petróleo de los pueblos nigerianos de Goi, Ikot Ada Udo y Oruma, de los que muchos de sus habitantes se vieron obligados a marcharse debido a la contaminación del agua potable y de las zonas pesqueras y agrícolas.

La multinacional tampoco fue obligada a limpiar la zona donde se estableció su responsabilidad porque no se demostró que la contaminación actual sea consecuencia de los vertidos denunciados y no de otros posteriores.