Iraq inicia ofensiva contra Estado Islámico para liberar Ramadi
Iraq inicia ofensiva contra Estado Islámico para liberar Ramadi

Las fuerzas iraquíes atacaron al grupo yihadista Estado Islámico al este de Ramadi, en su primera respuesta militar desde la caída de la capital de la provincia de Anbar hace seis días.

El Estado Islámico consiguió una serie de victorias en Iraq Siria desde la toma de Ramadi el 17 de mayo, conquistando nuevos territorios y un puesto fronterizo, que le permitieron extender su zona de influencia.

Estados Unidos, líder de la coalición internacional que bombardea a los yihadistas en ambos países desde hace más de nueve meses, reconoció varias "derrotas" y juzgó necesario revisar su estrategia.

Cerca de Ramadi, la capital de la mayor provincia de Iraq, situada a 100 kilómetros al oeste de Bagdad, las tropas iraquíes lograron reconquistar posiciones del Estado Islámico, según los comandantes de la operación.

"Las operaciones militares para liberar Husaybah, a siete kilómetros al este de Ramadi, han comenzado", dijo desde el frente un coronel de la policía iraquí, que quiso permanecer en el anonimato.

"Hasta ahora, se ha liberado la comisaría de Husaybah, así como sus alrededores. La operación logra avances significativos", explicó.

El coronel de policía precisó que sus agentes locales y federales participaban en la operación, así como la fuerza de intervención rápida del ministerio del Interior, soldados del ejército iraquí, fuerzas paramilitares chiitas de las Unidades de Movilización Popular y combatientes tribales.

El primer ministro Haider al Abadi decidió recurrir a estas poderosas Unidades, después de que las fuerzas iraquíes recibieran críticas por haber abandonado Ramadi.

Estos milicianos chiitas habían quedado al margen de las operaciones en Anbar para evitar conflictos con la población de la provincia, de mayoría sunita.

Las principales milicias de estas Unidades desempeñaron un papel clave en exitosas operaciones contra el Estado Islámico en diversas zonas al norte de Bagdad, pero se las ha acusado de cometer abusos y de llevar a cabo ejecuciones sumarias.

"En estos momentos, los Hashed al Shaabi (nombre árabe de las Unidades de Movilización Popular) son la mejor apuesta para Abadi. No creo que tenga varias opciones", dice Ayham Kamel, director del grupo Eurasia para Oriente Medio y África del Norte.

TEMOR POR LOS CIVILES DE PALMIRA
Los yihadistas tomaron Ramadi el pasado domingo al cabo de tres días de combates e intentaban avanzar hacia el este de la capital de Anbar, una extensa provincia fronteriza con Jordania, Arabia Saudita y Siria.

El grupo, que se piensa cuenta con decenas de miles de hombres, proclamó un "califato" en junio de 2014 en esa provincia, que casi controla por completo, y en otras regiones de Iraq Siria.

Sus integrantes, a los que la ONU acusa de crímenes contra la humanidad, siembran el terror en los territorios que controlan, recurriendo a secuestros, violaciones y decapitaciones.

Después de que el Estado Islámico tomara la ciudad siria de Palmira, el pasado jueves, los 15 países del Consejo de Seguridad de la ONU se mostraron muy preocupados por la suerte de las mujeres y los niños de la localidad, ya que los yihadistas suelen "raptarlos y explotarlos".


Foto referencial. (AP)

(Foto: AP)

El Consejo de Seguridad también mostró su temor por el patrimonio de Palmira, una ciudad de más de 2.000 años, famosa por sus columnas romanas, sus templos y sus torres funerarias, después de que el Estado Islámico destruyera varios tesoros arqueológicos en Iraq.

Según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), el grupo yihadista ya controla la mitad del territorio de Siria, un país preso de una guerra civil desde hace cuatro años.

Los yihadistas también han perpetrado ataques en Libia, Túnez, Egipto, Yemen y Arabia Saudita, donde el grupo Estado Islámico reivindicó el viernes, por primera vez, un atentado suicida en una mezquita chiita, que causó 21 muertos y 81 heridos.

Fuente: AFP