Raqqa
Raqqa
Redacción EC

La batalla de , que llegó a su fin el martes, causó 3.250 muertos, entre ellos 1.130 civiles, en más de cuatro meses de combates, según un balance del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Los combates y los bombardeos aéreos que devastaron la ex capital del grupo yihadista  en Siria causaron la muerte, desde el 5 de junio, a "1.130 civiles, entre ellos 270 niños, y 2.120 combatientes" del Estado Islámico y de las fuerzas apoyadas por Estados Unidos, indicó esta ONG.

La mayor parte de los civiles (1.130) han fallecido por bombardeos de la coalición internacional, encabezada por Estados Unidos, contra la población y zonas de su periferia, al sur del río Éufrates.

A esos civiles se suman otros 157, que perecieron por la explosión de minas colocadas por los extremistas, que estallaron cuando trataban de huir de la urbe.

El Estado Islámico, por su parte, ha sufrido un total de 1.353 bajas por los bombardeos y en los combates contra las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada encabezada por milicias kurdas y respaldada por la coalición.

Las FSD han perdido, según la ONG, a 633 de sus combatientes durante los enfrentamientos contra los yihadistas y los atentados con artefactos.

Las FSD iniciaron el pasado 6 de junio la ofensiva en Raqqa, "capital del califato" proclamado por el Estado Islámico en el 2014.

La agrupación antiyihadista anunció hoy la toma del control total de la ciudad, pero todavía no la ha declarado vacía de yihadistas, ante la posibilidad de que queden células durmientes del Estado Islámico en la urbe.

Fuente: EFE / AFP
LEE MÁS DE MUNDO EN: