El temido grupo terrorista tomó como prisioneros a 17 combatientes kurdos y los presentó enjaulados en una humillante procesión en medio de gritos y burlas de cientos de espectadores. 

 

Los prisioneros estaban vestidos con trajes naranjas, esposados y arrodillados en sus jaulas. Solo atinaban a mirar al frente mientras eran vigilados muy de cerca por yihadistas armados con fusiles. 

 

De acuerdo a  los mensajes terroristas en las redes sociales, el Estado Islámico quemaría vivos a estos prisioneros tal 

Esta lamentable escena habría sido grabada en la ciudad iraquí de Kirkuk, bastión kurdo que cayó en manos terroristas tras los constantes ataques de las últimas semanas.

De acuerdo a medios internacionales, esta humillante procesión podría ser vista como una venganza contra los kurdos que arrastraron cuerpos de combatientes del Estado Islámico por las calles de otra ciudad iraquí.