(Foto: AP)
(Foto: AP)
Redacción EC

El envenenamiento de un ex espía ruso en el Reino Unido, atribuido a Moscú, es parte de una estrategia de de llevar a cabo operaciones y luego negar responsabilidad por ellas que está diseñada para dividir a Occidente, dijo este martes el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis.

Un día después de que Washington anunció la expulsión de 60 rusos en solidaridad con el Reino Unido, Mattis dijo que las expresiones del presidente ruso Vladimir Putin de desligarse del envenenamiento de en el sur de Inglaterra no pueden ser tomadas en serio.

Para Mattis, este caso evoca la invasión y subsecuente anexión por Rusia de Crimea en el 2014, llevada a cabo por hombres armados en uniformes militares sin insignias, y el apoyo de Moscú a separatistas en el este de Ucrania.

"Ellos están haciendo cosas que creen que son negables", dijo el secretario a periodistas.

"Y entonces están tratando de romper la unidad de la alianza occidental, OTAN y ese tipo de cosas", indicó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido acusado por sus opositores de ser muy amigable con Putin, criticándolo por no enfrentar al líder ruso por el envenenamiento en una llamada telefónica la semana pasada en la que lo felicitó por su reelección.

Sin embargo, la medida contra los 60 rusos representa la mayor expulsión de diplomáticos de ese país del territorio estadounidense. Fue acompañada con una advertencia de la Casa Blanca de que los lazos entre Washington y Moscú solo pueden mejorar "con un cambio en la conducta del gobierno ruso". 

Fuente: AFP