Un niño yemení que sufre de difteria es atendido en un hospital de Saná, la capital. La imagen es de noviembre del 2017. La guerra en Yemen, que no cesa, ha disparado los casos de enfermedades graves entre los más pequeños. (AFP)
Un niño yemení que sufre de difteria es atendido en un hospital de Saná, la capital. La imagen es de noviembre del 2017. La guerra en Yemen, que no cesa, ha disparado los casos de enfermedades graves entre los más pequeños. (AFP)
Redacción EC

TAGS RELACIONADOS