Redacción EC

El padre de , esposa del , ha tenido duros comentarios para la familia real y para su hija en una entrevista de nueve horas con el medio inglés Daily Mail. 

En la entrevista, el padre revela detalles de la relación que llevaba con su hija vía distancia antes de las declaraciones que dio sobre el estado de animo de la duquesa de Sussex. 

"No me van a callar", dijo enfático según señala el medio inglés al que Thomas Markle brindó la entrevista. 

El padre indica que la corona británica le ha cortado completa comunicación con su hija a raíz de las declaraciones que viene dando a la prensa. 

"Antes tenía el número de teléfono de sus asesores personales del palacio, pero después de que [yo] criticara a la familia real por estar cambiando a Meghan, me cortaron el contacto. Desactivaron esos números y ya no funcionan. No tengo manera de contactar con mi hija", denunció el padre. 

Además el padre habría dado a entender que la esposa del príncipe Harry podría tener un hijo el próximo año. 

"Lo triste es que el año que viene Meghan y Harry tendrán un hijo y me convertiré en abuelo, pero, si no nos hablamos, no veré a mi nieto. ¿No es trágico que se prive a un niño de ver a su abuelo sólo por unas críticas que hice sobre la familia real?".

También según declaró el padre, reconoció su culpa e intentó ofrecer disculpas públicas pero la pareja le dijo que no era necesario. 

"Lo que me irrita es el sentido de superioridad de Meghan. No sería nadie sin mí, yo la he convertido en la duquesa que es a día de hoy [...] Ella es la mujer que es hoy en día gracias a todo lo que he hecho por ella, y no he recibido ni las gracias ni el reconocimiento por su parte", afirma Markle.

"Ahora es una niña de mamá y Doria obtiene todo el reconocimiento, pero parece que Meghan ha olvidado que vivió conmigo hasta que Doria y yo nos divorciamos. Ella tenía seis años, y aun así yo seguí formando parte de su vida", agrega el padre. 

El padre no pudo ocultar el malestar que siente por la separación que tiene con su hija e indicó que "odiaría morir sin hablar con ella de nuevo".

"Los hombres de mi familia raramente viven más de 80 años, así que me sorprendería si yo pudiera vivir diez más. Podría morirme mañana y no sería tan malo. Puede que todo fuera más fácil para Meghan si yo me muriera, todo el mundo sentiría compasión por ella. Pero espero que nos reconciliemos". 

No es la primera vez que el padre de  Meghan Markle se queja a través de los medios de comunicación. 

Thomas Markle, reveló en quincena de este mes que no mantiene ningún contacto con su hija, que cree que está "aterrada" y bajo "demasiada presión" por parte de la familia real británica.

En la entrevista Markle, de 73 años, además afirmaba que el teléfono al que llama a su hija "no funciona" y no tiene "ninguna manera de contactar con ella".

Meghan Markle y el príncipe Harry, sexto en la línea de sucesión al trono británico, son conocidos como el duque y la duquesa de Sussex. Su residencia oficial es el Palacio de Kensington.