Montañita: nuevas pruebas señalan que fueron 5 asesinos
Montañita: nuevas pruebas señalan que fueron 5 asesinos

A un año del doble feminicidio de , Ecuador, y a la espera del comienzo del segundo juicio, surgen nuevas pruebas que muestran, tal como sostenían los familiares de las jóvenes asesinadas, que más personas participaron del cruento homicidio, por lo que se hará una tercera investigación. Así las cosas, según reveló a La Nación desde Ecuador la fiscal que lleva la causa, María Coloma Pazmiño, se presume que cinco personas cometieron el crimen de María José Coni (21) y Marina Menegazzo (22), quienes vacacionaban en la reconocida ciudad balnearia.

[]

Por estas horas, la segunda investigación está llegando a su fin, a la espera de la elevación a juicio, que tiene con prisión preventiva a José Luis Pérez Castro desde noviembre pasado, quien está acusado de cometer el crimen junto a los ya sentenciados en agosto a 40 años de cárcel Segundo Mina Ponce (34), como autor material, y a Aurelio Eduardo "el Rojo" Rodríguez (39), como coautor.

"Esta semana será el cierre de la instrucción fiscal y estamos a la espera del señalamiento de audiencia: tenemos prueba irrefutable de ADN. El procesado fue compañero de trabajo de los dos sentenciados cuando ocurrió el delito", indicó a este diario la funcionaria judicial, quien confirmó que el gen del imputado "está mezclado en varios isopados de diferentes sitios del domicilio, con el de las dos víctimas".

En cuanto a la posibilidad de que más personas pudieran estar involucradas en el doble feminicidio, la fiscal aseguró que por ahora no se ha logrado avanzar contra otros sujetos, pero que tienen evidencias de que son cinco los responsables de acabar con la vida de las jóvenes turistas.

Los cuerpos de las jóvenes fueron encontrados a finales de febrero del 2016 envueltos en plástico en una zona de vegetación próxima a las playas de Montañita, a unos 200 kilómetros de Guayaquil, en Ecuador. Ambas presentaban signos de golpes en la cabeza y de heridas cortopunzantes. Además, el examen toxicológico detectó que las dos habían sido drogadas.

"Seguro algún día caerán; hay dos muestras más. Es probable, eso depende de cuando agenden la audiencia. De acuerdo a los genes presentes existen otras dos personas más que participaron del crimen. Es lo que se presume y las investigaciones seguirán, eso quedará ya para que otro fiscal siga con el caso. Dios quiera que se llegue a identificar a todos", indicó Coloma, quien adelantó que se acogerá al derecho de jubilación en los próximos meses.

"Ya cumplí mi ciclo laboral, este caso me detuvo por solidaridad de género", agregó la fiscal.

[]

Asimismo, no descartó la hipótesis de un crimen vinculado al mundo narco, aunque aseguró que no hay pruebas contundentes para sustentarla. "Sólo hay el examen toxicológico de las víctimas donde están presentes ciertas substancias en hígado, riñón y sangre", aclaró la profesional, quien por estas horas está abocada también a resolver otro caso espeluznante en la provincia ecuatoriana de Santa Elena: la decapitación de un joven en 2013, que develaría un entramado de corrupción.

El fiscal general de Ecuador, Galo Chiriboga, aseguró a mediados del año pasado que existían pruebas que irían más allá de los dos condenados, por lo que se inició la segunda pesquisa que hoy tiene en la puerta de un nuevo debate a Pérez Castro. Se estima que el juicio se realizará en noviembre y se espera que los familiares de las víctimas vuelvan a viajar a Ecuador para estar en la sala frente al acusado, quien quedó detenido en noviembre, luego de las pericias que se efectuaron sobre una toalla roja y un palo con sangre que reportaron un patrón genético diferente al de los condenados.

En diálogo con La Nación, la mamá de Majo, Gladys Steffani, insistió en la hipótesis inicial de que hubo más implicados en el crimen, con la posibilidad de haber sido cometido por el perfil antidrogas de las chicas, y confirmó la apertura de una tercera investigación. "Quiero que se busquen culpables, pero no me convence todo esto, porque seguimos sin saber quiénes tramaron todo, del 22 al 29 de febrero. Sigo afirmando que hay otra gente involucrada y esto me da más claridad de que la policía está metida", expresó Steffani.

Las estudiantes universitaria, amantes de los viajes y con proyecciones para recorrer el mundo, fueron vistas por última vez el 22 de febrero en la reconocida localidad costera. Las drogaron, las golpearon, a una la abusaron y a la otra la tajearon, hasta morir. A los pocos días, luego de que el caso tomó trascendencia internacional, los cuerpos fueron encontrados envueltos en bolsas plásticas de consorcio en un descampado retirado de la playa.

Fuente: La Nación, GDA

 

VEA LO ÚLTIMO DE MUNDO...