(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)
Redacción EC

A diez meses de las elecciones presidenciales de Estados Unidos y con un inminente juicio político en su contra en el Senado, , duro crítico de las intervenciones militares de su país en el Medio Oriente, tomó la decisión más temeraria de su mandato al ordenar el asesinato mediante drones del general iraní en las afueras del aeropuerto de Bagdad (Irak).

Se trata de una decisión de consecuencias imprevisibles que tiene en expectativa no solo a la convulsionada región, sino también al mundo entero. Leon Panetta, quien fue director de la CIA y secretario de Defensa durante la administración Obama, advierte que “estamos más cerca de la guerra con Irán que en los últimos 40 años y eso es preocupante”.

1. ¿Por qué se produjo ahora el ataque y qué busca Washington con ello?

Estados Unidos asegura que el general iraní había estado “desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos estadounidenses y miembros del servicio en Irak y el resto de la región”.

Para el secretario de Estado, Mike Pompeo, Soleimani tramaba “una acción importante e inminente” contra cientos de sus compatriotas, y la muerte de un contratista estadounidense la semana pasada en un ataque con cohete contra una base en Kirkuk (Irak) demostraba que “el juego había cambiado”.

Según David Sanger, veterano periodista de “The New York Times”, este ataque puede ser considerado el movimiento más arriesgado de Washington desde la invasión de Irak en el 2003.

Ha sido una operación sin precedentes para Estados Unidos, ya que el método de asesinato refleja más el modus operandi del ejército israelí.

Con el ataque, Estados Unidos busca restablecer una estrategia de disuasión con Irán y mostrar que no quedarán impunes los incidentes con buques petroleros en el estrecho de Ormuz y los ataques de hace cuatro meses contra refinerías saudíes.

Donald Trump ordenó matar a Soleimani para “parar una guerra”, no para comenzarla | VIDEO. (AFP)
Donald Trump ordenó matar a Soleimani para “parar una guerra”, no para comenzarla | VIDEO. (AFP)

2. ¿Cuál era la relevancia del general asesinado y qué rol cumplía?

Para los iraníes, Soleimani representaba la figura de la resistencia nacional frente a Estados Unidos. No es exagerado llamarlo el segundo hombre más poderoso del país, solo por debajo del líder supremo, el ayatola Alí Jamenei, así que su muerte es comparable a la eliminación del vicepresidente de cualquier país.

Puede decirse que era incluso más poderoso que el presidente Hassan Rouhani, ya que controlaba la política iraní en el Medio Oriente y fue el responsable de ataques y asesinatos en Irak, Siria, Líbano, Yemen y hasta Estados Unidos.

Llamarlo solo terrorista y comparar su desaparición con las de Osama Bin Laden o Abu Bakr al Baghdadi es un despropósito, pues Soleimani representaba a un Estado (el más poderoso de la región junto a Arabia Saudita).

3. ¿Cuáles son las posibles represalias que puede tomar Teherán?

El ataque “será contestado en el momento y lugar apropiados”, ha amenazado el Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní. ¿Pero más allá de la bravata cuáles son las posibles represalias?

Irak debería estar en el centro de las primeras respuestas de Teherán, aunque solo sea a través de sus milicias, aliados y simpatizantes. “Irak se convertirá en el primer campo de batalla, habrá presión sobre los militares de Estados Unidos acantonados allí”, estima Alex Varanka, experto del Middle East Institute.

Con eslóganes como "Muerte a Estados Unidos" y carteles con la foto del general asesinado, Qasem Soleimani, miles de manifestantes llenaron las calles a lo largo de varias cuadras en el centro de Teherán después de las oraciones del viernes. (Foto: EFE)
Con eslóganes como "Muerte a Estados Unidos" y carteles con la foto del general asesinado, Qasem Soleimani, miles de manifestantes llenaron las calles a lo largo de varias cuadras en el centro de Teherán después de las oraciones del viernes. (Foto: EFE)

Es probable que otras represalias sean a través de ciberataques contra Estados Unidos y sus aliados. “Sus medios de acción son sobre infraestructuras de tipo industrial, es allí donde dan miedo: una intrusión en los sistemas de producción de energía estadounidense”, apunta Loic Guézo, del Clusif, agrupación de especialistas en seguridad.

Acciones antiestadounidenses son también posibles en Líbano, Yemen o Siria, donde Irán es activo con sus aliados, como los hutíes yemeníes o el Hezbolá libanés.

Finalmente, hay la posibilidad de que por ahora no hagan nada. “Creo que los iraníes están impactados”, dice Yoel Guzansky, experto de un ‘think tank’ israelí.

4. ¿Qué medidas de seguridad está tomando EE.UU.?

En los últimos meses, Estados Unidos ha enviado más de 14.000 soldados a la región y ayer el Pentágono dijo que desplegará hasta 3.500 efectivos adicionales –pertenecientes a una fuerza de reacción rápida que se encontraba en estado de alerta desde el ataque contra la Embajada de Estados Unidos en Bagdad–, “que serán desplegados en Kuwait, una medida preventiva en respuesta al creciente nivel de amenaza”.

Estados Unidos tiene hoy 5.200 soldados desplegados en Irak, oficialmente para asistir y entrenar su ejército y asegurar que el Estado Islámico no pueda resurgir.