Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

"La Navidad llegó a ser una celebración violenta y ruda"

Conversamos con el historiador canadiense Gerry Bowler, estudioso de la historia social de la Navidad y autor de la "World Encyclopedia of Christmas", el compendio más grande sobre esta fiesta

Navidad - Santa Claus - Finlandia

Una imagen navideña en Finlandia. "El nuevo concepto de Navidad coincidió con métodos de crianza más suaves con los niños y la Revolución Industrial, que permitió tener regalos más baratos", explica Bowler. (Reuters)

El teléfono de Gerry Bowler no deja de sonar en diciembre. Casi a diario se pasea por los estudios de radio y televisión canadienses. ¿La razón? Es una de las personas que más a fondo ha estudiado la historia social de la Navidad

Producto de ello escribió la "World Encyclopedia of Christmas", el compendio más grande sobre Navidad; "Santa Claus: A Biography" y "Christmas in the Crosshairs", sobre las guerras libradas contra esta festividad.  

"La Navidad siempre ha sido una mezcla entre lo sagrado y lo secular, la celebración del nacimiento de Jesús y el solsticio de invierno”, explica Bowler a El Comercio vía email. 

¿Y siempre ha sido para los niños?
No. Aunque desde el siglo XIII había regalos para niños, la Navidad fue más una celebración para adultos hasta el XIX.

— ¿Qué nos puede decir sobre la figura de Papá Noel? ¿Cómo un antiguo obispo turco se convierte en esta figura global?
​Fue un viaje bastante largo pero la historia es algo así: en la Edad Media, San Nicolás fue un santo bastante importante para los católicos y cristianos ortodoxos. Él podía volar, realizar milagros y estaba bastante interesado en la justicia, la generosidad y en los niños. Cuando llegó la Reforma Protestante, en el siglo XVI, muchos países europeos abolieron el culto a santos y reemplazaron a San Nicolás con la imagen de bebé Jesús -también llamado Le Petit Jésus, Das Christkindl, El Niño, entre otros- o una figura peluda y sombría que asustaba a los niños que no se habían portado bien. Esta última figura solía tener algo de San Nicolás en su nombre. Por ejemplo, Pelznichol o Belsnickel (Nicolás peludo) o Ruklaus (Nicolás rudo). Estas figuras llegaron a Norte y Sudamérica junto a los colonos.

San Nicolás

Representación de San Nicolás de Bari, obispo turco que dio origen a una de las mayores figuras de la Navidad: Santa Claus. (Wikimedia Commons)

— ¿Y cómo se vivió en las colonias?
En el mundo anglosajón no hubo un personaje que entregara regalos tras la abolición de San Nicolás  hasta que un grupo de artistas, poetas e intelectuales intentaron reformar la Navidad a inicios del siglo XIX. La Navidad en Inglaterra y algunas colonias norteamericanas había perdido el sentido religioso. Es más, se convirtió en una celebración bastante violenta y ruda, donde borrachos asaltaban a los ciudadanos, irrumpían en las iglesias y atacaban a negros y migrantes. Por eso esta reforma neoyorquina buscaba trasladar la Navidad al interior de las casas y enfocarla en los niños y la familia, así que tomaron la figura de San Nicolás gracias a la tradición que mantenía la comunidad holandesa en la ciudad (hay que recordar que Nueva York fue originalmente establecida por holandeses).

— ¿Cómo hicieron?
​Primero usaron la figura del severo y juicioso obispo católico para llevar mágicamente los regalos, pero luego lo reinventaron. Mantuvieron el nombre holandés original -Sinterklaas- que se pronunciaba como “Santa Claus” y lo convirtieron en una figura secular quitándole los trajes de obispo para darle uno más acogedor como el que vestía Belsnickel. También le quitaron el caballo blanco y lo reemplazaron por un trineo jalado por renos. Esta nueva figura se volvió extremadamente popular en Estados Unidos para luego esparcirse a Inglaterra y el resto de Europa.

— Sinterklass, Belsnickel, ¡cuántos nombres para Santa! 
En Europa adoptó nuevos nombres locales como Das Weihnachtsmann en Alemania, Father Christmas en Inglaterra o Père Noël en Francia; pero siempre -o casi siempre- utilizaba el mismo traje. La imagen actual de Santa Claus se terminó de esparcir por el mundo gracias a los soldados que combatieron en la Segunda Guerra Mundial.

Sinterklass

Una imagen de Sinterklaas castigando a un niño aparece en el libro "Cuentos de San Nicolás para la juventud", de 1852. (Wikimedia Commons)

— E imagino que se volvió aún más famosa gracias a Coca Cola...
​En realidad, Coca Cola tiene muy poco que ver con la Navidad, a excepción de los coloridos afiches publicitarios elaborados por un artista de Chicago llamado Haddon Sundblom. La imagen de Santa como un abuelo, de barba larga y vestido de rojo fue establecido mucho antes de que esas piezas comenzaran a circular en 1930. Incluso te diría que Coca Cola no fue ni siquiera la primera empresa de bebidas que utilizó a Santa en sus anuncios. La White Rock Beverage Company lo utilizó por muchos años antes que Coca Cola.

 ¿Qué otras figuras similares a Santa existen en el mundo actualmente?
Además del Niño Jesús y los Reyes Magos en los países católicos, está Befana, una bruja italiana que llega en epifanías; en ciertas partes de Francia está Tante Arie, un hada con patas de pato y dientes de acero; en la zona vasca de Francia está Olentzero, un quemador de carbón; y el Abuelo Frost en Rusia. Finalmente, en Islandia están los 13 Jolásveinar, feos y malolientes troles que uno a uno van a las casas en diciembre.

Tante Arie

Representación de Tante Arie montada en su burro Marion, cargada de regalos de Navidad para los niños. (Wikimedia Commons)

Gerry 
Bowler
  • Historiador
Bowler

Esta semana cumplí 69 años. Nací en un pequeño pueblo llamado Melville, en la provincia de Saskatchewan, al oeste de Canadá. Estudié en la Universidad de Saskatchewan y el King’s College de Londres. Llevo 42 años casado con Karen Jensen, ella es cantante. Tenemos tres hijas y tres nietos pequeños.

Tags Relacionados:

Navidad

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada