Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

"Sarampión, peligro en el aire", por Virginia Rosas

"Bastaría con revisar las estadísticas y comprobar cuánto ha descendido la mortalidad infantil en las últimas décadas para comprobar que las inmunizaciones masivas salvan entre dos y tres millones de personas anualmente"

Sarampión

Los epidemiólogos afirman que de cada mil personas contagiadas de sarampión, una morirá y que esta contagiará a su vez a otras veinte más. (Foto: AFP)

AFP

Una azafata israelí se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Tel Aviv, aquejada por una encefalitis producida por una forma severa de sarampión. Ella fue contagiada por un pasajero en un vuelo entre Nueva York e Israel.

Hace una semana también, una viajera que llegó a Lima procedente de las islas Canarias (España) tuvo que ser hospitalizada de emergencia aquejada de sarampión. Tanto en Estados Unidos, como en el Perú, esa enfermedad, de fácil contagio a través del aire, había sido erradicada en los albores del siglo XXI. 

Nueva York declara "emergencia pública" por epidemia de sarampión en Brooklyn

Nueva York podría cerrar escuelas que admitan a niños sin vacunas contra sarampión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado el grito de alarma ante el aumento de casos de sarampión en el mundo (80% solo en el 2018) gracias a la desconfianza sembrada por grupos antivacunas que le achacan a estas uno y mil males. Sobre todo a la triple vírica (paperas, rubeola, sarampión) que se aplica a los recién nacidos. Según sus delirios, propalados por Internet, esta sería la causante del autismo. Una mentira que sin ningún respaldo científico avanza a pasos agigantados.

Bastaría con revisar las estadísticas y comprobar cuánto ha descendido la mortalidad infantil en las últimas décadas para comprobar que las inmunizaciones masivas salvan entre dos y tres millones de personas anualmente. Que la viruela, una enfermedad que diezmaba a ricos y pobres, ha sido eliminada del planeta. Y que la terrible poliomielitis solo subsiste en Afganistán y Pakistán, países en los que se está interviniendo para erradicarla totalmente.

O echarle un vistazo a los resultados, publicados en marzo de este año, de una minuciosa y enorme investigación realizada en Dinamarca con el seguimiento a 650 mil niños, sin que se encontrara ningún signo de autismo.

Los epidemiólogos afirman que de cada mil personas contagiadas de sarampión, una morirá y que esta contagiará a su vez a otras veinte más. Por eso la situación es tan alarmante.

El alcalde de Nueva York acaba de declarar la ciudad en estado de emergencia sanitaria por la epidemia: 329 casos se diagnosticaron desde octubre del 2018, mayoritariamente en el barrio judío ultraortodoxo de Williamsburg y en Rockland, al norte de la ciudad. Allí la propaganda antivacunas corre a través de una publicación, en la que se afirma que las vacunas son elaboradas con productos no ‘kosher’ (sagrados) como sangre de cerdo o restos de niños abortados. Por más que los rabinos se esfuerzan en desmentir estas afirmaciones, algunos padres se niegan a vacunar a sus hijos.

La situación es tan álgida que algunos rabinos están impidiendo el ingreso a las sinagogas de niños que no presenten su carnet de vacunaciones al día, y el alcalde Bill de Blasio ha decidido imponer multas a los padres de niños no inmunizados. Para impedir una pandemia, el legislador Jeffrey Dinowitz acaba de desempolvar un proyecto de ley que prohibe las exoneraciones de vacunación por motivos religiosos.

Mientras las epidemias se desplazan en avión, las mentiras se difunden por Internet a mucha más velocidad y con mayor alcance. Mientras no se descubra una doble vacuna contra la insensatez y la necedad, la ignorancia correrá por las redes sociales, poniendo en peligro a la humanidad.

Tags Relacionados:

Sarampión

Nueva York

Estados Unidos

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada