Obama: "Hemos impedido que Irán tenga una bomba nuclear"
Obama: "Hemos impedido que Irán tenga una bomba nuclear"

Washington. El presidente estadounidense, , defendió hoy el acuerdo con Irán como acorde a la máxima prioridad de Estados Unidos de impedir que Teherán acceda a una bomba nuclear, pese a las críticas de legisladores en Washington y de Israel, aliado clave de Estados Unidos.

Obama urgió al Congreso a no echar por tierra el acuerdo, que aseguró debe ser juzgado en base a "hechos, en lugar de desinformación".

"Si no elegimos inteligentemente, creo que futuras generaciones nos juzgarán duramente por dejar esfumarse esta chance", señaló Obama durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

El jefe de Estado dijo esperar "un robusto debate en el Congreso y así debe ser". Tanto él como su equipo están en contacto con republicanos y demócratas y con informes extensos buscarán que todas las partes puedan examinar minuciosamente el acuerdo con Teherán.

"Los detalles de estos acuerdos son muy importantes", dijo Obama. Pero los involucrados no pueden perder de vista el "cuadro general", ya que Estados Unidos se encuentra ahora, luego de su disputa de largos años con Irán, ante una "decisión fundamental".

El Congreso tiene 60 días para aprobar el acuerdo y Obama prodría vetar un rechazo. Pero los opositores republicanos, que tienen mayoría en ambas cámaras, podrían invalidar el veto con el apoyo de demócratas escépticos para construir una supermayoría de dos tercios.

Obama afirmó que, sin el acuerdo nuclear con Irán, amenazan más guerras y conflictos en Medio Oriente. La inestable región caería sin este convenio con Teherán en una carrera armamentista, según explicó este miércoles ante los periodistas en la Casa Blanca.

"También con este acuerdo tendremos diferencias básicas con Irán", epxlicó, y se refirió entre otros a violaciones a los derechos humanos.

El consenso se logró tras dos semanas de negociaciones maratonianas en la capital austríaca y prevé una clara reducción de las capacidades nucleares de Irán que impida que pueda fabricar una bomba atómica. A cambio, las sanciones económicas impuestas al país persa se irán levantando de manera gradual.

Asimismo, Obama consideró que los temores israelíes de un ataque militar por parte de Irán son justificados. "Creo que los israelíes tienen muy buenos motivos para estar nerviosos", dijo.

Obama afirmó que Irán es un gran país con una importante fuerza militar, que se manifestó contra el derecho a la existencia de Israel, negó el Holocausto y financió a las milicias chiitas libanesas de Hizbollah.

Además, Irán tiene sus misiles apuntando a Tel Aviv. "Israel tiene preocupaciones justificadas sobre su seguridad con respecto a Irán", dijo Obama.

Previamente, Obama defendió en una entrevista que publica hoy el "New York Times" el acuerdo y afirmó que el éxito debe medirse en base al objetivo de impedir al menos durante diez años que Teherán fabrique una bomba atómica.

"No me juzguen en base a si este acuerdo transforma Irán, acaba con el comportamiento agresivo de Irán hacia algunos de sus vecinos árabes o lleva a una distensión entre sunitas y chiitas. Júzguenme en base a una cosa: ¿sirve este acuerdo para evitar que Irán tenga un arma nuclear en los próximos 10 años y es esto mejor para Estados Unidos, Israel y nuestros aliados árabes que otra alternativa que haya sobre la mesa?", señala el presidente.

"No estamos considerando este acuerdo en base a si puede cambiar el régimen dentro de Irán", subrayó Obama. O "si estamos resolviendo todo problema que tenga su origen en Irán, ni si estamos eliminando todas sus actividades dañinas en el mundo".

El mandatario destacó que el pacto debe analizarse, "y esa fue la premisa desde el principio, incluyendo al primer ministro (israelí) Benjamin Netanyahu", desde el objetivo de que Irán no pueda tener acceso a armas atómicas.

Obama recuerda que los aliados de Estados Unidos en Asia han pagado un altísimo precio en los últimos años por mantener las sanciones contra Irán.

Con sus críticas, Netanyahu quiere influir en el debate en el Congreso estadounidense, indicó Obama. Los legisladores tienen que ratificar el acuerdo y no está claro que sea apoyado por una mayoría. Pese a ello, el presidente se mostró convencido de que se aprobará.

Fuente: DPA