Oscar Pistorius vuelve a derrumbarse en la sala del tribunal
Oscar Pistorius vuelve a derrumbarse en la sala del tribunal

Pretoria, Sudáfrica (Agencias). El atleta paralímpico sudafricano Oscar Pistorius volvió a derrumbarse hoy en la sala del tribunal de Pretoria que lo juzga por el asesinato de su novia Reeva Steenkamp.

El tribunal examinó en una pantalla instalada en la sala un total de 119 fotos realizadas en el lugar de los hechos. Las instantáneas muestran el baño ensangrentado en el que murió Reeva y la puerta perforada a través de la cual le disparó Pistorius. También un reguero de sangre que sale hacia el dormitorio, y continúa por las escaleras y el comedor de la vivienda.

Pistorius, que evitó ver estas imágenes, vomitó cuando por error se proyectó en la pantalla una imagen del cuerpo sin vida de Steenkamp. El atleta de 27 años, ya vomitó durante la audiencia del lunes, al escuchar al forense describir la autopsia de su novia.

¿ERRORES EN LA INVESTIGACIÓN?
En la sesión de hoy el abogado defensor, Barry Roux, intentó demostrar con el interrogatorio de dos policías que en la noche de 12 de febrero de 2013 se habían cometido errores en la detección de huellas.

Roux se centró al igual que el día anterior en el policía que contradijo las descripciones de Pistorius, que admite haber disparado contra su novia pero asegura que lo hizo por error, pensando que se trataba de un delincuente.

El forense aseguró, remitiéndose a las huellas halladas, que el deportista de 27 años, que tiene amputadas las dos piernas, no llevaba prótesis cuando abrió violentamente la puerta del baño tras la cual yacía muerta a tiros su novia, Reeva Steenkamp.

Pistorius había declarado que después de los disparos se colocó las prótesis y por suponer que dentro había un delincuente.

JUICIO HASTA ABRIL
La Fiscalía anunció que el juicio se extenderá hasta el 4 de abril, con lo que se celebrarán 12 sesiones más de las previstas.

La vista oral, que comenzó el pasado 3 de marzo en el Tribunal Superior de Pretoria, debía concluir el 20 de abril, pero la larga lista de testigos que aún queda por declarar y de pruebas por practicar ha llevado a la juez a tomar esta decisión.