Fotografía elegida por el Papa Francisco como postal de fin de año. Al reverso, la frase "el fruto de la guerra" seguida de su firma.
Fotografía elegida por el Papa Francisco como postal de fin de año. Al reverso, la frase "el fruto de la guerra" seguida de su firma.
Redacción EC

1945. Un niño de unos 10 años carga el cadáver de su hermano sobre su espalda esperando su turno para el crematorio. El pequeño murió tras el bombardeo nuclear estadounidense sobre la ciudad japonesa de Nagasaki. En ese momento, Joseph Roger O’Donnell dispara con su cámara. La fotografía queda para la historia. 

La desoladora imagen es la misma que el papa Francisco ha elegido como su postal por fiestas por fin de año. Según la oficina de prensa de El Vaticano, la intención del Sumo Pontífice era generar consciencia sobre la guerra y sus consecuencias.

"El fruto de la guerra, Francisco", es la inscripción grabada al reverso de la imagen. Un pedido especial del Papa

Una nota al pie de la foto explica: "La tristeza del pequeño niño se expresa únicamente en su gesto de morderse los labios rebosando en sangre".

A fines de diciembre Unicef denunció que los conflictos armados en distintas partes del mundo afectan de manera desmedida a los niños, provocando no solo la muerte sino reclutamiento forzado, violencia sexual, mutilaciones, entre otros. 

Según la oficina de la ONU a cargo de la protección de la infancia, unos 700 niños fueron asesinados en el conflicto de Afganistán entre enero y setiembre del 2o17; mientras que 850 mil menores han sufrido de desplazamientos forzados en la República Democrática del Congo debido al conflicto interno que enfrentan. 

TAGS RELACIONADOS