Hong Kong es escenario de un gran movimiento de protesta que empezó en junio como rechazo a un proyecto de ley, luego abandonado, que iba a autorizar las extradiciones a la China continental. (AFP)
Hong Kong es escenario de un gran movimiento de protesta que empezó en junio como rechazo a un proyecto de ley, luego abandonado, que iba a autorizar las extradiciones a la China continental. (AFP)
Redacción EC

Beijing. El ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, advirtió el jueves que la adopción de una ley de apoyo a los manifestantes prodemocracia de en el significa envalentonar a los “criminales violentos”.

El objetivo de este texto aprobado en Washington es “sembrar el caos o incluso destruir Hong Kong, dijo Wang Yi, citado en un comunicado publicado por su ministerio.

El Congreso de Estados Unidos aprobó el miércoles una resolución de apoyo a los “derechos humanos y la democracia” en Hong Kong y amenazó con suspender el estatuto económico especial acordado por Washington a la excolonia británica.

El texto debe ser promulgado por Donald Trump, que en principio debería aprobarlo, según una fuente allegada al caso.

Los manifestantes corren hacia el puente para escapar del campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong y de la policía. (Foto: AFP)
Los manifestantes corren hacia el puente para escapar del campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong y de la policía. (Foto: AFP)

El ministro chino de Exteriores agregó que su país “nunca permitirá que se dañen la prosperidad y estabilidad de Hong Kong, ni el principio de un país, dos sistemas” por el que la excolonia británica, devuelta a soberanía china en 1997, es un territorio semiautónomo que conserva un sistema político y económico propio.

Hong Kong es escenario de un gran movimiento de protesta que empezó en junio como rechazo a un proyecto de ley, luego abandonado, que iba a autorizar las extradiciones a la China continental.

Desde entonces los manifestantes ampliaron sus reivindicaciones para exigir reformas democráticas y una menor injerencia del gobierno de Beijing en el territorio.

Fuente: AFP