Módulos Temas Día

Más en Actualidad

5 razones por las que el régimen de Nicolás Maduro es una dictadura

El editor de Mundo explica cómo el gobierno venezolano promueve grupos armados, ha tomado el Poder Judicial y controla el Consejo Nacional Electoral

Nicolás Maduro

Cada día es más evidente que el régimen de Nicolás Maduro controla los poderes judicial y electoral y promueve grupos armados.

Cada día es más evidente que el régimen de Nicolás Maduro controla los poderes judicial y electoral y promueve grupos armados.

Cada día es más evidente que el régimen de Nicolás Maduro controla los poderes judicial y electoral y promueve grupos armados.

1. Militarización
En el 2014, en 5 meses de protestas hubo 43 muertos. Este año, en 4 meses, van 125. Una represión brutal que tiene como protagonistas a la Guardia Nacional Bolivariana , la policía y a los colectivos.

Roberto Briceño, director del Observatorio Venezolano de Violencia, explica que el origen de estos grupos paramilitares chavistas se remonta a los movimientos guerrilleros de los 60 agrupados en las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional. Mientras unos dejaron las armas, otros se quedaron con la idea de la lucha armada y se infiltraron en el ejército. Hugo Chávez se apoyó en ellos para su fallido golpe de 1992. Cuando ganó las elecciones en 1998, empezó a financiar y armar a civiles para su revolución. Por eso decía que “esta es una revolución pacífica, pero armada”.

Los colectivos están en todos los barrios populares del país. Empezaron cazando delincuentes y ahora actúan de manera concertada con la policía para reprimir a opositores con total impunidad.

Otro grupo de civiles armados es la Milicia Nacional Bolivariana que tiene 235 mil miembros. Está compuesto por jubilados y licenciados de las FF.AA. y este año Maduro le prometió un fusil a cada uno.

2. Control del Poder Judicial
En Venezuela, el 66% de los 2 mil jueces y casi todos los más de mil fiscales son provisionales. No solo son nombrados a dedo por el chavismo, también pueden ser removidos de un momento a otro. El punto de quiebre empezó en el 2004 cuando la nueva Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) amplió de 20 a 32 el número de magistrados de la máxima corte del país. Entraron 12 nuevos, incluyendo 2 diputados chavistas. Desde entonces, ninguna sentencia del TSJ ha sido contraria al Gobierno.

El control chavista sobre el TSJ permitió que se elija a la fiscal, al contralor y al defensor del Pueblo sin los votos de la oposición. También posibilitó que el TSJ expulse a parlamentarios sin proceso alguno, destituya alcaldes y los condene bajo “procedimientos especiales” que no existen en ninguna ley.

A fines del 2015, días antes de que entre el nuevo Congreso dominado por la oposición, Maduro nombró en sesiones extraordinarias a 13 nuevos magistrados para asegurarse el control absoluto de la justicia por la próxima década. Esos jueces le retiraron la inmunidad a 90 parlamentarios por pedir la intervención de la OEA. Sin juicio alguno determinaron que eran traidores a la patria, delito que se castiga con 30 años de prisión.

Pero la medida más descarada del TSJ ha sido declarar la nulidad de la Asamblea Nacional. Asumieron las competencias del Congreso. Y eso es un golpe de Estado.

El Parlamento no se amilanó y tomó juramento a 33 nuevos magistrados que ahora tienen orden de captura. Según información oficial del Comité de Postulaciones, los nuevos miembros del TSJ nombrados por la oposición suman entre todos 42 maestrías, 28 doctorados y 68 especializaciones en derecho. Han escrito 73 libros y acumulan 384 años de docencia universitaria. Los jueces chavistas apenas tienen 7 maestrías, ningún doctorado, han escrito 3 libros y entre todos no suman ni 25 años de docencia.

3. La farsa electoral
El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela no debe estar vinculado a partidos, pero de sus 5 rectores, 4 son chavistas. Su presidenta Tibisay Lucena bloqueó el referéndum revocatorio contra Maduro, alargó los plazos y luego hizo que estos no se cumplieran. Pero cuando Maduro le pidió organizar la Constituyente, ahí sí no tuvo problemas para revisar 55.224 candidaturas en solo 10 días, cuando esto suele demorar unos 7 meses.

Lucena es tan imparcial que se apareció en el funeral de Chávez con un brazalete del 4F, que marca el 4 de febrero de 1992, fecha del frustrado golpe contra Carlos Andrés Pérez. Y es tan independiente que cambió los circuitos electorales para darle más diputados al chavismo en zonas donde siempre ganan.

4. Censura
Desde que Maduro llegó al poder, en el 2013, al menos 22 diarios han tenido que cerrar por las restricciones que impuso para la adquisición de papel. Otros cambiaron su línea editorial. Por ejemplo, una empresa española desconocida compró “El Universal” y temas como la inflación, la escasez, las violaciones a los DD.HH. desaparecieron de su primera plana. Los columnistas críticos y el caricaturista salieron de golpe. CNN en Español, TV Azteca, NTN24, Todo Noticias y El Tiempo TV son medios foráneos que están bloqueados dentro de Venezuela. Ningún canal de televisión puede transmitir en vivo las marchas.

5. Torturas
Según el Foro Penal hay 620 presos políticos en Venezuela; 19 tienen órdenes de excarcelación, pero el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), que responde directamente a Maduro, los mantiene secuestrados.

El Sebin no tiene facultades penitenciarias, pero cada una de sus sedes cuenta con calabozos, siendo la principal el Helicoide en Caracas, donde se encuentran 14 policías del municipio del Chacao (de mayoría opositora), que este mes cumplen un año con orden judicial de excarcelación.

La cifra de procesos abiertos a civiles en tribunales militares no tiene precedentes. Entre abril y mayo había 363 y de ellos, 197 estaban privados de libertad. Es decir, un promedio de 6 detenidos al día sin acceso a la justicia penal.

Alfredo Romero, director del Foro Penal, señaló a El Comercio que de los más de 3.880 arrestados desde abril, al menos el 15% de ellos han sido objeto de tratos inhumanos. Rosmit Mantilla, un diputado opositor que estuvo 2 años preso solo por marchar, nos contó su caso. “A las 4 de la mañana, 20 agentes del Sebin irrumpieron en mi casa y me llevaron. Aparecí en una celda de 5x3 metros junto a otras 22 personas. Un tribunal me acusó de rebelión y quedé detenido en el Servicio de Inteligencia sin asistencia médica. A mis compañeros los electrocutaron, los colgaron de cabeza y los violaron”.

¿Cuántos funcionarios han sido procesados desde el 2014 por estos abusos? Ninguno.

Tags Relacionados:

Nicolás Maduro

Venezuela

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías