El Tribunal Supremo español acordó hoy archivar la demanda de paternidad interpuesta por una ciudadana belga contra , rey emérito de , rectificando así la decisión que tomó en enero.

El pleno de la Sala Civil acordó entonces admitir a trámite la demanda de Ingrid Sartiau. Hoy, por mayoría de siete votos a tres, estimó el recurso presentado por el ex jefe del Estado contra esa decisión, lo que supone el cierre del caso.

En el recurso, los abogados del ex jefe del Estado español trataron de desmontar con documentación el relato de Sartiau, que tildaron de impreciso y contradictorio.

La mujer belga sostuvo que su madre y Juan Carlos se conocieron en la década de los 50 en Francia y que años después, en 1965, se vieron en Marbella, en el sur de España, donde mantuvieron un encuentro íntimo del que nació ella.

El Supremo también rechazó hoy un recurso interpuesto por Sartiau, quien reclamaba que el rey emérito se sometiera a una prueba de ADN.

En enero, cuando el tribunal admitió a trámite la demanda de Sartiau, rechazó al mismo tiempo una similar interpuesta por Albert Solá, un español de 59 años que también defiende ser hijo del rey emérito.

Con la abdicación de Juan Carlos en su hijo, Felipe de Borbón, el pasado junio, el ex jefe de Estado perdió la inmunidad legal de la que gozó durante sus 39 años de reinado.

El Parlamento español, a iniciativa del gobierno de Mariano Rajoy, le otorgó poco después el aforamiento, que no supone la inmunidad total pero le exime de responder ante juzgados ordinarios.

Fuente: DPA