Redacción EC

Cientos de personas marcharon por las calles de Roma en contra de la violencia machista bajo el lema "Ni una menos", con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que también conmemoran las instituciones.

La manifestación comenzó en la Plaza de la República, frente a la estación central de trenes, y ha proseguido por las calles del centro de la capital italiana en dirección a la basílica de San Juan de Letrán, donde concluirá.

Organizada por el movimiento "Ni una menos", que da nombre a la protesta, y con el rosa como color representativo, en la marcha participan cientos de personas, en su mayoría mujeres, pero también niños y hombres.

En ella pueden verse carteles con lemas como "La libertad de la mujer es la libertad de todos", "Hermana, yo te creo" o "Si tocan a una, tocan a todas".

En otra de las grandes pancartas de la manifestación se leía "Contra la violencia machista hacia las mujeres tenemos un plan" que pasa, entre otros aspectos, por educar en la escuela, acabar con la desigualdad salarial o declarar ilegítima la objeción de conciencia, que en Italia actualmente dificulta la práctica del aborto.

Por otra parte, numerosas instituciones del Estado se suman a esta jornada reivindicativa, como la Cámara de los Diputados, que abrió sus puertas a 1.400 mujeres víctimas de acoso o maltrato y a representantes de organizaciones.

Ante ellas la presidenta de la Cámara, Laura Boldrini, dijo que la violencia machista no solo afecta a las mujeres, "sino que tiene que ver con todo el país y destroza su comunidad".

Defendió que "las leyes no bastan" porque, en su opinión, el problema "es cultural", por lo que pidió a los hombres "dar un salto hacia delante y salir finalmente de una cultura que durante siglos y milenios ha reducido a la mujer a (ser) una propiedad".

Por ello, añadió, "es fundamental actuar contra la violencia yendo a las raíces, comprometerse en el plano educativo desde temprana edad, enseñando a los niños y niñas la igualdad de género y el respeto a las mujeres y su libertad".

El primer ministro del país, Paolo Gentiloni, escribió en la red social Twitter: "La Italia civil se une para decir basta a la vergüenza de la violencia contra las mujeres".

Asimismo, el cuerpo de los Carabineros (policía militar) tiñó su escudo de naranja, siguiendo una campaña de Naciones Unidas que se extenderá hasta el 10 de diciembre para concienciar sobre esta problemática.

En Italia, en 2016, 149 mujeres fueron asesinadas, de ellas 59 por su pareja, 17 por un ex y 33 por algún familiar, según datos del Instituto Nacional de Estadística, que cifra en 3.466.000 el número de acosadas y en 1.404.000 las que fueron molestadas en el trabajo.

Durante los primeros diez meses de este año, 114 mujeres han muerto a causa de la violencia machista en Italia, conforme a un estudio del instituto de investigación Eures.

Fuente: EFE