Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

"Estoy seguro que en 100 años se cultivará kiwicha en Marte"

Rodolfo Neri fue el primer astronauta mexicano en ir al espacio, una de sus misiones fue germinar kiwicha fuera de la Tierra

Estoy seguro que en 100 años se cultivará kiwicha en Marte

Estoy seguro que en 100 años se cultivará kiwicha en Marte

Solo tres latinos han viajado al espacio representando a sus países. Uno de ellos es Rodolfo Neri. El primer astronauta mexicano fue parte de dos momentos transcendentales: la germinación de la kiwicha en el espacio y el diseño de la Estación Espacial Internacional.

El doctor Neri llegó al Perú para participar en la presentación del libro “Incasur, un mundo saludable”, una publicación con la que colaboró directamente y que busca promover el consumo de granos andinos. El primer mexicano en el espacio nos cuenta sobre su experiencia fuera de la Tierra.

— ¿Qué pensó minutos antes de despegar? 
Bueno, nos habían preparado mucho para eso. Muchas veces me preguntan si tuve miedo, pero no. Para ese tipo de trabajos no puedes tener miedo o estar pensando en catástrofes. Estás a punto de vivir algo que muchos quisieran pero no pueden hacer. Nada es 100% garantizado, pero estábamos confiados del profesionalismo de la NASA y sabíamos muy bien lo que cada uno iba a hacer. Estaba bastante emocionado, pero también con mucha presión. Era una gran responsabilidad porque era la primera vez que iría un astronauta mexicano. Recuerda que dos meses antes mi país había sufrido un terremoto devastador y recién se estaba levantando. Esto llenaba de emoción a todos.


El doctor Neri cuenta con una página web y un canal en YouTube
(Archivo personal)


— ¿Qué le sorprendió más?
La Tierra [risas]. Te asomas por la ventana y te asombras porque te la imaginas, te cuentan, la ves en pantallas, en simuladores, en todas partes, pero cuando la ves en vivo te quedas sin habla. Como si se te hubiera aparecido un extraterrestre. Después te adaptas, se te hace relativamente cotidiano. En esa época los viajes duraban solo una semana, era muy diferente a los de hoy que logran reabastecerse.

— ¿Ahora es capaz de sorprenderse de algo?
Sí, claro que sí. Hay muchas cosas que me sorprenden. Como a todos los seres humanos, hay que recalcar que los astronautas también somos seres humanos. Cuando veo documentales sobre el reino animal me sorprende ver las expresiones que tienen los animales. Demuestran amor, miedo, violencia. La búsqueda de vida extraterrestre es algo que también me apasiona. Ver la Tierra fue extraordinario. ¿Pero qué sentirá un médico cuando trae al mundo a un bebe? Eso debe ser maravilloso.


Neri fue parte de la misión 
(Archivo personal)


— Ud. aportó en dos factores claves que permiten que se realicen viajes largos al espacio. Uno fue la germinación de la kiwicha en el espacio.
Desde los inicios de la exploración espacial, tanto rusos como estadounidenses comenzaron a experimentar con la germinación de semillas en la ingravidez. Una de las intenciones era alimentar a los astronautas cuando emprenden viajes interplanetarios. Cuando México y EE.UU. firmaron este acuerdo, decidieron realizar un grupo de experimentos en el espacio. Uno era germinar el amaranto o kiwicha, como ustedes lo conocen. 

— ¿Por qué la kiwicha
Primero porque en los años ochenta se comenzó a reconocer el valor nutritivo de muchas semillas, entre ellas la kiwicha. La segunda razón fue que la kiwicha llevaba un simbolismo nacional muy importante. Los aztecas pensaban que los hombres estaban hechos de maíz y los dioses de kiwicha. Los incas también la consideraban una comida de los dioses.

— La NASA ha planificado la llegada del hombre a Marte para la década del 2030. ¿Cuánto cree que ha aportado su experimento a ello?
Muchísimo. Estoy seguro de que dentro de 100 años, si no es antes, se va a cultivar kiwicha en Marte. Además de eso, nuestro experimento tuvo una repercusión económica muy importante en diversos mercados. Este año llegó la quinua al espacio; lamentablemente no la llevó un peruano, sino una astronauta italiana. La Agencia Espacial Europea (ESA) envió a Samantha Cristoforetti con quinua y tortillas mexicanas.

— Su segundo aporte fue precisamente junto a la ESA, participó en el diseño de la Estación Espacial Internacional (EEI).
Colaboré con la ESA en 1989 y 1990. Aún no caía el Muro de Berlín, la URSS aún existía. Pocos años después, rusos y estadounidenses se acercaron y el proyecto se modificó. Originalmente se llamaría Estación Espacial Freedom o Alfa.


(Archivo personal)


— Adriana Ocampo, jefa de New Horizons, dijo que la EEI es el ejemplo de que los hombres podemos trabajar juntos. ¿Está de acuerdo?
Pues tiene razón. Conozco a Adriana y, además de ser una gran experta, ella habla institucionalmente. Es una gran demostración de que podemos trabajar juntos. Sin embargo, no olviden que son proyectos de cooperación, eso significa dar y recibir. Si no puedes dar nada, no puedes recibir nada. Debemos ser realistas.

— La llegada del robot Curiosity a Marte no tuvo tanto impacto como la de Armstrong a la Luna. ¿Hemos perdido la capacidad de sorprendernos?
A la gente no le va a emocionar igual saber que un robot llegó a equis lugar a que un ser humano esté en ese lugar. Nos emocionamos cuando el hombre llegó a la Luna y espero estar vivo para cuando el hombre llegue a Marte. Creo que ese día voy a llorar.

Tags Relacionados:

NASA

Kiwicha

México

Rodolfo Neri

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada