(Foto: AP)
(Foto: AP)
Redacción EC

, exbastión sirio del grupo , está ahora en manos de una alianza dominada por los kurdos, aliados de Washington pero que podrían acabar acercándose al régimen de Bashar Al Asad y a Rusia, en un país dividido por la guerra.

- ¿Acercamiento entre kurdos y el régimen?

La conquista de Raqqa, la ex "capital" del Estado Islámico en , es la última victoria hasta la fecha de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza antiyihadista que cuenta con el apoyo aéreo de Estados Unidos.

Desde 2015 las FDS fueron expulsando al Estado Islámico de varias regiones, imponiéndose como una fuerza ineludible en la lucha contra la organización yihadista.

Pero ahora que el "califato" autoproclamado del Estado Islámico se derrumba, Estados Unidos podría desvincularse de Siria y las FDS, quedando aisladas, según los analistas.

"Si los estadounidenses se van, las FDS serán vulnerables", explica a la AFP Aaron Stein, investigador del centro de reflexión Atlantic Council.

En este caso, los kurdos, según los expertos, podrían convivir con el régimen de Bashar al Asad (respaldado por Rusia), que antes los trataba con desconfianza.

Aprovechando en 2012 la retirada del ejército sirio (demasiado ocupado en combatir a la rebelión en otras zonas), los kurdos establecieron una administración semiautónoma en las regiones del norte de Siria, fronterizas con Turquía.

Su anuncio de una "región federal" en 2016 y la celebración de sus primeras "elecciones" enfurecieron al régimen, que hoy quiere recuperar el territorio perdido desde 2011.

Si "Estados Unidos retira sus tropas rápidamente, en seis meses, los kurdos (...) tendrán que acercarse a Damasco", afirma Fabrice Balanche, analista de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford.

Aaron Stein coincide con él y estima que "las FDS están bien situadas para negociar con el régimen".

Un analista cercano al régimen cree que ha llegado la hora del acercamiento. Ahora se habla "de la celebración de negociaciones entre (los kurdos) y el gobierno sirio", asegura Basam Abu Abdalá, director del Centro de Damasco para los estudios estratégicos.

- ¿Vuelta del régimen a Raqa?

El régimen no reaccionó oficialmente a la toma de Raqqa, una región que "no tiene ninguna importancia estratégica" para él, según Balance.

"Mientras las FDS y Estados Unidos se concentraban en Raqqa, el ejército sirio y sus aliados tomaban el desierto y se dirigían a Deir Ezzor" -una provincia oriental donde el Estadi Islámico conserva varios sectores-, explica.

Las fuerzas del régimen avanzaron rápidamente en las últimas semanas en esa provincia, con el apoyo crucial de la aviación rusa.

Balanche señala el valor "estratégico" de Deir Ezzor, una región fronteriza con Iraq.

Pero eso no significa que el régimen, que dice controlar hoy el 52% del territorio, haya renunciado a Raqqa.

"Para el Estado sirio, la autoridad debe restablecerse en toda Siria", dice Abu Abdalá. "Una estructura separada (...) es inaceptable, aunque eso implique recurrir a la fuerza", prosigue en alusión a una posible administración autónoma kurda.

Además, dadas las enormes destrucciones en Raqqa, es posible que los kurdos no logren gestionar solos la reconstrucción.

"A cambio de una protección ruso-siria, devolverán Raqqa al gobierno de Damasco", que recuperará los edificios oficiales y traerá de vuelta a la policía, vaticina Balanche.

- ¿Retirada estadounidense?

"No queda mucho por hacer en Siria para Estados Unidos ya que el Estado Islámico está casi eliminado", asegura Balanche. "Trump parece querer acabar con el Estado Islámico y retirarse", añade.

"Estados Unidos utiliza a los kurdos como una carta, en cuanto hayan cumplido una parte de sus objetivos, los abandonarán", prevé Abu Abdalá.

La ciudad de Bukamal, último gran bastión urbano del Estado Islámico en Siria, en la provincia de Deir Ezzor, debería caer en los próximos meses, muy probablemente en manos del régimen.

Por consecuencia Estados Unidos estará "en una situación geopolítica incómoda" en Siria, según Abu Abdalá, que recuerda que "Turquía, Rusia e Irán quieren que se marchen".

Ankara, que apoya a los rebeldes sirios, y Teherán y Moscú, aliados de Damasco, han llevado a cabo en los últimos meses un acercamiento inédito, aislando a Washington en el escenario sirio.

(Fuente: AFP)

VEA LO ÚLTIMO DE MUNDO...